jueves, 21 de julio de 2016

Mejores escenas cómicas del cine (XLVI)


En 1978 Luis García Berlanga dirige La Escopeta Nacional, una de las películas cómicas más grandes de la historia de España. Aquí Jaime Canivell (José Sazatornil "Saza") se luce en la interpretación de aquel industrial catalán que, en tiempos de Franco, practicaba el tráfico de influencias para vender en Madrid sus porteros automáticos, durante las grandes cacerías de entonces. Un tipo mezquino y ruin que al final tendrá su merecido.
En una escena insuperable, Jaime conversa con Álvaro (Antonio Ferrandis) sobre negocios, sus porteros automáticos, mientras irrumpe Chus (Amparo Soler Leal) que viene muy cabreada y desatada, acusando al Marqués de Legineche (Luis Escobar) de utilizarla para sus historias y chanchullos. Nio se corta y como venganza va a por la colección del Marqués, que guarda en una vitrina, de sus botellas de alcohol y los pelos de coño de todas las chicas con las que ha estado... guardados en frascos con sus nombres y edad (todas menores).


Os dejo con esta escena chanante como pocas.


sábado, 16 de julio de 2016

The Shallows (2016)


Infierno Azul es como se ha traducido aquí The Shallows (Aguas poco profundas es su traducción literal), y realmente es de las pocas veces que el título en español es más cercano a lo que se ve en la pantalla. Jaume Collet-Serra se hizo cargo de este proyecto, después de la deserción de Louis Leterrier. Con un guión muy sencillito de Anthony Jaswinski, podría parecer que el cine de tiburones está ya muy visto, pero nunca ha dejado de tener tirón, y aquí he de decir que me ha sorprendido para bien, sobre todo por dos razones, primero por la excelente puesta en escena del director, y segundo por la brutal interpretación de Blake LIvely, absoluta protagonista del film.


Nancy (Blake Lively) es una jóven estudiante de medicina que, tras sufrir la pérdida de su madre, viaja a México para evadirse de la realidad y practicar surf en una playa recóndita, donde su madre estuvo hace muchos años. Durante esa primera parte de la cinta te enamoras de la playa idílica, de los colores turquesas del agua, de las vistas, de esa paz, y como no, de la súpersexy protagonista que está muy bien, y que además cae bien e inspira buen rollo con su historia aventurera. Carlos (Oscar Jaenada) es el encargado de llevarla a dicha playa, un mexicano que la desplaza desde el hotel.
Todo el proceso de como ella se prepara para surfear, como exprime al máximo las horas del día y el encuentro con dos chicos surferos (Josue Angelo Lozano Corzo y José Manuel Trujillo Salas), que cuando se van no serán conscientes de que han dejado a la chica atrapada en el coto de caza de un enorme tiburón blanco, que se está zampando a una ballena muerta, está perfectamente llevado.


La chica surfeando ya una de las últimas olas es envestida de forma brutal por el tiburón, que le hace una tremenda herida en la pierna, y para evitar ser parte de la merienda del escualo, nada hacia un islote que revela la bajada de la marea, a unos 200m de la costa.
El director, hace un flashback al principio, dándote una pista de lo que nos espera más adelante, poniéndonos en situación desde el principio, pero ¿como hace la chica para vencer al enorme bicho?
A partir de aquí para mi el film, es una mezcla de dos películas míticas, el Tiburón de Steven Spielberg de 1975 en el aspecto de como se comporta el animal y su manera de actuar, y 127 Horas, donde James Franco se quedaba atrapado en una roca.


Todo, a partir de ahí, se convierte en una tarea de supervivencia por parte de la protagonista, pero mucho más centrado en el suspense que en el miedo, con un gran manejo de las emociones, y eso si, manteniendo una tensión en el espectador increíble (yo estuve bien apretado a la butaca todo el visionado), una tensión de esas que se va cociendo a fuego lento, lo que consigue que sea un entretenimiento impresionante.
Será la inteligencia de la protagonista la que salga a relucir, y su lucha continua la que le hagan sobrevivir a los ataques bestiales del tiburón.


La gran virtud de la protagonista, que hace una actuación brutal, es que no se ve dominada por el pánico nunca, ni cuando tiene que curarse de las heridas (tirando de su formación profesional), ni cuando el tiburón se come delante suyo a uno de los chicos surferos, ni cuando, por supuesto, intenta llevarse por delante a ella misma. Su compañía todas esas interminables horas donde la marea baja y sube, son una ballena muerta a unos metros, una gavitoa y una boya. Su trayecto desde la roca a la boya y librar al tiburón serán la parte más dura y la que solucionará todo el asunto.


Nos encontramos así, ante un film visualmente magistral, y aunque el tiburón está hecho por efectos digitales (el presupuesto era ajustado), os puedo asegurar que en la pantalla parece de verdad y que en cualquier momento se pasa a las butacas.

Os dejo con el tráiler de este buen film.


viernes, 15 de julio de 2016

Mejores escenas cómicas del cine (XLV)


En 1981, Luis García Berlanga dirige la segunda parte de su trilogía sobre la familia Leguineche, titulada Patrimonio Nacional. Rodada en el Palacio de Linares, el cual tenía un aspecto decadente, y que sirve de perfecto marco para la vuelta del Marqués de Leguineche (Luis Escobar) después de la muerte de Franco, poniendo fin a su exilio voluntario. Regresa a su palacio de Madrid para intentar reanudar su esplendorosa vida de cortesano de antaño, pero el problema es que en el Palacio habita su legítima esposa, Eugenia (Mary Santpere), condesa de Santagón, muy fachorra que vive en una cama con ruedas, a pesar de andar perfectamente. Al principio los rechaza, pero acaba aceptándolos con tres condiciones, una no pisar la zona donde ella vive, que es "zona nacional", segunda Leguineche e hijo deben hacerse cargo de la deuda con Hacienda y por último deben conseguir un título de caballero de Malta o del Santo Sepulcro para Goyo (José Lifante), el criado, y actual amante de Eugenia, ya que rompió con su amante oficial, Nacho, amigo de Leguineche.
En la escena final, el Marqués consigue su objetivo de utilizar el Palacio como sitio de visita y cobrar a los visitantes tanto por verlo, como por hacerse fotos con él. Su hijo Luis José, aprovecha para decirle al guía que es el hijo del Marqués y que como no tiene descendencia, será el final de la saga, tremenda escena.


Os dejo con la chanante escena en la que empieza con la visita de unos ciegos, a los que se les dice que admiren reliquias por donde están pasando...


jueves, 14 de julio de 2016

Money Monster (2016)

Cartel del film

Hay veces que vas a ver una película muy ilusionado y te decepciona y hay otras que vas sin muchas expectativas y sales con buen sabor de boca. Ayer fue como en el segundo caso, ya que habiendo leído la sinopsis no era una temática que me volviera loco, pero eso si, tenía dos actores supuestamente en el candelero todavía como George Clooney y Julia Roberts, y que cuenta en la dirección con Jodie Foster, nada más y nada menos.
En este film hay un juego de moralidad, un drama de un secuestro adaptado a nuestros tiempos y con el dinero, siempre el dinero como gran telón de fondo y auténtica causa.


La historia nos habla de Lee Gates (George Clooney), un presentador de un programa de televisión muy en onda de show americano, y de dudosa calidad, lllamado Money Monster, en el que ofrece consejos financieros y brusátiles, pero siempre en tono jocoso y donde el entretenimiento prima sobre cualquier otra cuestión, luego la veracidad y por último el periodismo, relegado casi a la nada. La directora del programa es Patty Fenn (Julia Roberts), una profesional como la copa de un pino, que sabe de todo lo que monta Lee, y se conoce sus puntos fuertes y debilidades perfectamente, aportando seriedad en la sala de control, anticipándose a las improvisaciones algo salidas de madre de su presentador estrella.


En una emisión más, Lee no es consciente de lo que se le viene encima, ya que en el plató se cuela de la forma más absurda y fácil, Kyle (Jack O'Connell). Kyle es un hombre que está desesperado, después de perder todo su dinero en una inversión con la corporación IBIS, cuyo colapso, Lee, después de haber dicho que era una inversión increíble, dejó caer entre líneas. Ese porqué de la caída de IBIS en la bolsa de valores será la clave de todo el film, y como no, lo que desencadena la furia de Kyle, quien acusa a Lee de haberle llevado a su bancarrota particular en un primer momento.


Kyle pone al programa contra las cuerdas y sobre todo a su presentador, al que coloca un chaleco con explosivos, mientras él tiene en su mano el detonador. Se conforma así una crisis de rehenes que se ve por televisión, ya que Kyle quiere que se vea todo, mientras apunta a lee con un arma y pega algún disparo en el plató. Kyle exige explicaciones de porqué perdió su dinero, y se las pide a Lee, a Diane Lester (Catriona Balfe, menuda pibonaca), relaciones públicas de IBIS, y sobre todo de Walt Camby (Dominic West), director general de IBIS, encargado máximo de dar explicaciones, y que curiosamente anda medio desaparecido (en supuesto viaje) cuando todo esto sucede.


En todo el proceso del secuestro, suceden diferentes situaciones, aunque queda claro ya desde el principio que para Kyle va a ser un callejón sin salida, del que él mismo sabe que va a salir mal parado. La que le deja bastante tocado es la reacción de su mujer, que encima está embarazada, dejándole en ridículo delante de todo el mundo. Es ahí cuando las tablas de Lee entran en acción, y ante la ya muy cargada situación consigue utilizar su inteligenicia para que ambos logren salir del edificio y reunirse con Walt Camby, que aparece en la parte final del film.
George Clooney en su bis cómica está, como siempre excelente, pero también en la dramática. Julia Roberts muy convincente en un papel que le cuadra (aunque ya se le nota la edad), Jack O'Connell muy bien en un papel realmente difícil y tanto Catriona Balfe como Dominic West muy creíbles.


Os dejo con el tráiler de este film, que te hace pasar un buen rato y hace que no despegues los ojos de la pantalla, sensibilizado con el personaje de Kyle, que representa a tanta y tanta gente, y como no, funciona como thriller.


jueves, 7 de julio de 2016

Independence Day: Resurgence (2016)

Cartel del film

Hay veces que las segundas partes aportan cosas, incluso en algunas ocasiones superan a la primera parte, pero hay otras donde no aportan nada, y lo que es más, acaban por subir el nivel de la original, aunque esta no sea maravillosa del todo. Esto último sucede con Independence Day: Contraataque, en la que la no presencia de Will Smith ya es un paso atrás, pero ante todo, hay un rasgo que las diferencia, y es que Independence Day es competente dentro de lo ridículo que es, resultando divertida y esta nueva entrega dirigida por Roland Emmerich es también absurda, pero en muchos momentos resulta aburrida y tediosa.


En esta ocasión y utilizando la tecnología que tenían los extraterrestres 20 años antes, las naciones de la Tierra, que temen el regreso de los invasores, han colaborado para la elaboración de un gigantesco programa de defensa para proteger el planeta. El problema radica, en que no hay seguridad de que sirva para hacer frente a los grandes recursos y muy avanzados de los atacantes. Es entonces, cuando la inventiva de unos pocos valientes podrá evitar la destrucción del mundo, ya arrasada por una gigantesca nave que ha copado el planeta, y al borde de la extinción.


El arranque o punto de partida de esta secuela es lógico, eso de que los alienígenas regresen para vengarse, y que explique el porqué les trajo a nuestro planeta ya la primera vez. Pero el bajón viene a la hora de ejecutarlo, haciendo regresar a personajes de manera forzada, salvándose por poco Jeff Goldblum, mientras Maika Monroe, Angelababy, Jessie T.Usher o Liam Hemsworth aburren a las ovejas, bastante planos y explicaciones sobre la historia carentes de sentido. Hay mucha saturación de personajes y subtramas que no aportan nada, a parte de toques humoríticos desacertados, por pocos que dan en el clavo.


No digo que no pases un buen rato y el film no sea divertido, pero a mi el visionado me resultó poco válido, con lagunas y cosas previsibles, tanto el ataque contra los alienígenas como el final para matar a la reina madre. A pesar del enorme desliegue, no me impresiona mucho de lo que se ve y mucho se debe a que las escenas de acción están demasiado preparadas y no hay sorpresa en ellas. Una continuación bastante vacía y de la que pocas cosas buenas se pueden extraer. Sus dos horas se me hacen excesivas.


Os dejo con el tráiler del film.


miércoles, 6 de julio de 2016

Escenas míticas del cine (XLI)


En el año 1982 Ted Kotcheff dirige Acorralado, cuyo nombre original en Estados Unidos era First Blood. La película trata de la visita que va a realizar John Rambo (Sylvester Stallone) a un viejo compañero de armas de Vietnam, y se entera de que ha muerto víctima de un cáncer por las secuelas de la guerra. Es entonces cuando merodea por el pueblo, y unos días después la policía le detiene por "vagabundo" y se ensañan con él en las duchas de la comisaria. Es entonces cuando le vienen a la cabeza, la similitud con las torturas que el recibía en Vietnam, por lo que reacciona violentamente, saliendo de la comisaria a puñetazo limpio. Se refugia en las montañas, y tendrá a todo el pueblo más los apoyos foráneos en busca de él.
Entonces aparece en escena el hombre que le entrenó, El Coronel Trautman (Richard Crenna), que en una escena memorable, pone al Sheriff Teasle (Brian Dennehy) y sus compañeros en órbita de a qué se están enfrentando. Posteriormente el Coronel intenta comunicarse con Rambo vía walkie con esa mítica frase: "Jefe compañía llamando a Cuervo, Jefe compañía llamando a Cuervo... Comando Baker... Rambo, Messenger, Ortega, Collet, Jorgensen, Damford, Berry, Cracker... confirmen"... y después de varios intentos John contesta: "Han muerto todos".


Disfrutad de la mítica escena.

jueves, 30 de junio de 2016

¿Mamá? (2013)



Sergio Beator dirige este cortometraje, que habla sobre la vida feliz de Amanda (Amanda Lago) a la que le gusta mucho tener relaciones sexuales sin compromiso, pero claro, el hacerlo sin medidas le lleva a estar todos los días haciéndose el test de embarazo, y pensando que se puede quedar en estado. El desfile de chicos por su casa es un no parar y se producen situaciones de lo más curiosas.
Al final ella cuando cree que ya va a ser Mamá... llama a su propia madre... la madre de la criatura...

Os dejo con este simpático corto.


miércoles, 29 de junio de 2016

Escenas míticas del cine (XL)



En el año 2006 Zack Snyder dirige 300, la adaptación cinematográfica de la serie limitada de cómics del mismo nombre de Frank Miller, la cual relata la batalla de las Termópilas, que es histórica (480 a. C.). Miller actuó como productor ejecutivo y consultor, y eso sin duda se nota. La película fue rodad con la técnica de súperimposición de croma, para ayudar a reproducir las imágenes del cómic original, lo que da todavía mayor parecido.
El Rey espartano (griego) Leónidas (Gerard Butler) parte con 300 aguerridos espartanos a pelear a muerte contra las huestes del Dios-Rey Pera Jerjes (Rodrigo Santoro) y su enorme ejército de más de un millón de soldados.
En la escena final Dilios (David Wenham), uno de los supervivientes, regresa a Esparta y da un discurso memorable, mientras la voz de Leónidas introduce aquello de "Recordad porqué morimos..." Dilios transmite en su soflama todo aquello que les transmitió su Rey Leónidas, para que sigan su ejemplo, el de unos griegos libres.


Os dejo con la mítica escena.


martes, 28 de junio de 2016

Ayer falleció Bud Spencer.


Bud Spencer era el nombre artístico del actor italiano Carlo Pedersoli, que falleció ayer en Roma a los 86 años de edad. Hablamos de un ser humano de 2 metros de altura y 140 kilos de peso y que participó en 3 Juegos Olímpicos antes de ingresar en la pantalla de cine.
Nacido en Nápoles en 1929, su familia emigró en 1947 a Sudamérica, lo que le obligó a abandonar la carrera de Química, que había empezado muy temprano para su facilidad para los estudios. Dos años después vuelve a su país, ya que era un gran nadador. En 1950 se convirtió en el primer nadador italiano en bajar del minuto en los 100 metros libres (fue 7 veces campeón nacional de esa distancia) y logró varias medallas en distintos Juegos del mediterráneo. Participó en Helsinki 1952 y Melbourne 1956, formando también parte del equipo de waterpolo de Italia, alcanzando las semifinales, e incluso lo hizo en Roma 1960. 
Conoció a Mario Girotti, con el que años después crearía el dúo Bud Spencer & Terence Hill.


Su primera incursión en el cine es de extra en Quo Vadis (1951), y a partir de ahí y sabiendo 6 idiomas trabaja de todo, hasta que hace su primer papel junto a Girotti (Terence Hill) en 1967 en "Dios perdona, yo no". Y a partir de ahí triunfaron, y bien además, les llegó el éxito con "Le llamaban Trinidad" (1970) de Enzo Barboni, dos vaqueros hermanos que prefieren repartir estopa antes que enfundar una pistola. Su relación siempre fue buena, porque Mario era actor y si estudió, y se especializaron en el spaghetti western, donde predomina la comedia y los mamporros. Continuaron con más films como "Seguían llamándole Trinidad" (1972), "Y si no... nos enfadamos" (1974) y así hasta 16 títulos, muchas con rodaje por Almería, hasta mediados de los años 90.
Algunas de sus últimas películas fueron las españolas Hijos del viento (2000) de José Miguel Juárez, Al límite (1997), Thriller de Eduardo Campoy, fan de las películas de Spencer y Hill, periodista que le explicaba a Spencer, lo que significaron esas películas para toda una generación.
Siempre me quedará la mirada escondida en su inmenso rostro y esa sonrisa socarrona que tanto cariño desprendía, la de un tipo que sin ser actor, y con un cuerpo hercúleo de deportista se hizo con un hueco en la pantalla y en los corazones de todos luchando contra la injusticia.


Os dejo con una escena mítica de Par Impar (1978) dirigida por Sergio Corbucci, donde Bud y Terence reparten mandobles a diestro y siniestro haciendo ver que están enfadados entre ellos.


lunes, 27 de junio de 2016

The Colours of Evil (2012)


En el año 2012 Asley Miller y Phillip Simon dirigen este corto animado. La historia trata de una pequeña y oscura niña emo, que es una víctima constante de bullying de otra niña de su clase, y que cansada de tanto abuso, decide hacer un rito satánico para invocar a un demonio que la pueda vengar. Por tanto, decide realizar una invocación y en vez de salir un malvado demonio, llega un demonio bastante adorable, colorido y cariñoso, por lo que sus intentos de volverle malo son casi nulos. Pero un día, el demonio "bueno" es testigo del maltrato que sufre su invocadora, por lo que decide vengarse de la malvada niña de una forma muy peculiar y colorida.


Os dejo con el cortometraje.

viernes, 24 de junio de 2016

The Present (2016)


Jacob Frey, animador alemán, dirige este cortometraje de animación bastante especial en el que se nos cuenta la historia de un niño, que recibe por parte de su madre un obsequio, un perrito con discapacidad. El niño anda jugando a la play en el televisor, y pasa bastante del perro, incluso lo desprecia al principio, pero el animal empieza a jugar con una pelota, y con la caja donde venía y empieza a resultar simpático al chaval, hasta conseguir ablandar su corazón.
El perrito, a pesar de ser despreciado (los animales no son vengativos los pobres), nunca deja de intentar jugar y llamar la atención de su nuevo dueño y amigo. El cachorrito le acerca una pelota al niño y éste, por fin, decide levantarse y salir a jugar con él, y es ahí cuando descubrimos que al menor... también le falta una pierna.


Disfrutad de este excelente corto de animación.

miércoles, 22 de junio de 2016

La concejala antropófaga (2009)


Estamos en semana electoral y como no, este corto va al pelo. En el año 2009 Pedro Almodóvar guinonizó y dirigió este spin-off de un pequeño personaje de la película "Los Abrazos Rotos" del mismo año. Este personaje de Chon lo interpreta Carmen Machi, una concejala de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Madrid, de derechas, que está harta de todo, menos del sexo, dando una versión satírica de todo. "El sexo es un asunto profundamente social" dice la concejala y "Empezé a interesarme por los paquetes a los 4 años" entre otras  grandes y magníficas soflamas más. Además se añade el tema de la antropofagia, que le excita mucho.
Interesantísimo monólogo en el que se convierte todo lo que dice la concejala, mientras la otra persona que está en la mesa, Maribel (Marta Aledo), duerme profundamente. Como ella misma dice, "no hay nada más democrático que el placer..."



Os dejo con este gran corto.

jueves, 16 de junio de 2016

Terminator 3: Rise of the Machines (2003)

Cartel del film

En el verano de 2003 se estrenó Terminator 3: La Rebelión de las máquinas, a priori una tercera parte de la saga que sobraba, pero que el otro día pude repasar después de mucho tiempo, y ciertamente y a pesar de tener cosas mejorables, no pasan mal los años por ella . A pesar de que en ningún momento supera a sus predecesoras, si que consigue mantener la atención en todo su minutaje, que ya es bastante.
Jonathan Mostow la dirige, y ahí me viene uno de los primeros fallos, ya que este cineasta regulero y simplemente resultón, tiene una puesta en escena más bien floja, aunque le salva la persecución inicial con la Terminatrix al volante del camión grúa.
Le escoltan en el guión John Brancato y Michael Ferris, compañeros de estudios y responsables de filmes tan dispares como The Game (1997) o Catwoman (2004). A esto hay que añadir un casting malo, Nick Stahl interpretando a John Connor tiene menos carisma que Rajoy hablando en público, y Claire Danes no encaja ni de coña, porque no me creo sus llantos ni a kilómetros de distancia, a parte de que si muere tu padre, no lloriqueas cinco segundos. Kristanna Loken, en el papel de la Terminatrix aporta una belleza descomunal y como villana funciona, pero se echa en falta la gélida frialdad de Robert Patrick y su T-1000.


Kristanna Loken

Ha pasado una década desde que John Connor (Nick Stahl), salvara a la humanidad de la destrucción y ahora en la actualidad tiene 25 años y vive en la absoluta clandestinidad, sin que haya ninguna prueba documental de su existencia. Así evita ser rastreado por Skynet, la sofisticada corporación de máquinas que una vez intentó acabar con su vida. Pero ahora desde el futuro, ha sido enviado el T-X (Kristanna Loken), la másquina destructora cyborg ultravanzada más desarrollada de Skynet, cuya misión es completar el trabajo que no pudo terminar su predecesor, ese T-1000.
Ese T-X es una máquina perfecta e implacable, casi indestructible y acompañada de un bello aspecto humano de mujer. Ahora, la única esperanza de supervivencia para Connor y su compañera Kate Brewster (interpretada por Claire Danes) es Terminator.


Claire Danes & Nick Stahl

Pero aquí, la mole de gimnasio austríaca tiene un nivel interpretativo bastante aceptable, incluso con una bis cómica que queda bien como ese "háblale a la mano". Ese sentido del humor ya salía primigenio en la segunda parte introducido por James Cameron, pero este film cuenta entre sus virtudes a destacar con que la acción supera con creces a los períodos de transición, que no se quedan en tiempos muertos, por lo que la película siempre tiene ritmo.
De hecho la parte final en Cristal Lake, es francamente los mejor, de un guión que hasta entonces intenta recolocar ideas reimplantadas de las anteriores dos películas, e intenta darle cohesión con elementos nuevos, que alcanza su clímax en esa escena final.


Arnold Schwarzenegger

De todas formas Terminator 3: La rebelión de las máquinas, es un entretenimiento más y bastante aceptable, aunque su comparativa con sus predecesoras palidezca fácilmente, donde Cameron creo que ya había dejado dicho prácticamente todo.
Ambos actores, tanto Arnold como Kristanna están muy bien, pero me fallan los actores jóvenes, lo siento, no están a la altura.


Os dejo con el tráiler del film.


domingo, 12 de junio de 2016

The Nice Guys (2016)

Cartel del film

Shane Black dirige Dos buenos tipos, una muy interesante recreación de 1977, a través de dos detectives bastante patosos, interpretados por Russell Crowe y Ryan Gosling. Black se convirtió con 24 años en un chico maravillas en Hollywood, tras reinventar la comedia de acción, con guiones como Arma Letal (1987), El último Boy Scout (1991) o El Último Gran Héroe (1993). Después de una década en el dique seco, por el fracaso de taquilla de Memoria Letal (1995), Black volvió a la escena con su debut como director en Kiss Kiss Bang Bang (2005), eléctrico film, que atenuaba la acción y enfatizaba sus referencias a grandes obras. Su último film era Iron Man 3 (2013). Así, este tipo se convirtió en puente entre dos tradiciones de género, el cine negro y la buddy movie (película de amigos). De esa conexión surge este film, donde se mezclan secuencias de acción trepidante con humor viril, diálogos chanantes, rápidos y agresivamente sarcásticos.


El film se desarrolla en Los Ángeles en 1977 y nos cuenta la historia de un detective, Holland March (Ryan Gosling, cuya bis cómica es excepcional), y el matón a sueldo Jackson Healy (interpretado por un orondo Russell Crowe de maravilla), los cuales se ven forzados a resolver juntos el caso de una joven desaparecida, la muerte de una estrella del porno (escena inicial impagable), el incendio de la casa del director y una conspiración criminal que llega hasta las altas esferas. Healy se gana la vida intimidando a tipos que abusan de jovencitas y March, con un mostacho setentero de actor porno, es un sabueso viudo y borracho que lleva el mensaje en la mano escrito de "Nunca serás feliz", y cuida a su manera de su hija Holly March, interpretada por Angourie Rice.


La trama navega entre el mundo del cine para adultos, la industria del automóvil (que en aquellos tiempos tenía a Detroit como lugar imprescindible), y por supuesto la corrupción en las altas esferas. Además incluye activistas medioambientales, fiestas lujuriosas con piscinas llenas de sirenas y abejas gigantes que hablan. Es evidente que se nos presenta a una ciudad como Los Ángeles en decadencia de todo tipo, es una nube tóxica absoluta, pero el director abandona ese retrato para centrarse en una serie de persecuciones y mamporros, salpicada con constantes gags, que hacen que el ritmo no decaiga casi nunca. 


Pero claro, no todo iba a ser bueno, y la sorpresa negativa la da Kim Basinger, en el que probablemente sea su peor papel hasta la fecha, y la tenía en buena consideración. A parte de que tiene la cara estiradísima (se le notan muchas operaciones), da vida a Judith Kuttner, la madre de Amelia Kuttner (Margaret Qualley), una poderosa burócrata que mueve hilos con la gente importante. Afortunadamente, la química brutal entre Crowe y Gosling que domina el film, hace que te olvides de ese pequeño gran lunar. Su intercambio de pullas, donde a veces falta algo de mala uva, nos descubre la comicidad excelente de Ryan que se cae, vomita, llora, grita, nada con las sirenas, y hace mil payasadas que muchas veces su propia hija le cubre.


Es innegable el parecido con Boogie Nights (1997), pero aquí la laca, las corbatas llamativas como baberos y esas paredes de empapelado lisérgico, se unen a una cuidada banda sonora llena de funky y soul de Earth, Wind & Fire, The Temptations o Al Green, que por momentos me recordaba a la banda sonora de Jackie Brown.
En el asunto de los villanos destaca Matt Bomer como John Boy, realmente excelente como malo malísimo, y con sus guiños humorísticos incluidos.
En definitiva un film divertido, con acción y que te hace pasar un muy buen rato en la butaca, de esos días que sales contento del cine.


Os dejo con el tráiler de Dos buenos tipos.


jueves, 9 de junio de 2016

Warcraft: The Beginning (2016)

Cartel del film

Duncan Jones (el primer hijo de David Bowie, Zowie) dirige esta adaptación del famoso viedojuego, World of Warcraft. Es preciso dejar claro que Warcraft es fantasía, una aventura de mundos imaginarios donde humanos y orcos, guerreros valientes y magos, mantienen una guerra sin cuartel. Así, de esta forma, se entrega totalmente a sus personajes y tramas, y aunque a pesar de que no soy fanático de este tipo de cine, he de decir que disfruté y la labor de dirección es extraordinaria, además de que visualmente me parece una auténtica pasada.
Azaroth, Ventormenta, incluso la fuerza que se imprime a la Horda me parece espectacular.

Durotan (Toby Kebbell) & Orgrim (Rob Kazinsky)

Primero de todo, es importante decir que el director es fanático y jugador del videojuego, pieza clave a mi entender, y luego es un excelente cineasta. Así coloca guiños muy acertados para deleite de los fans, por lo que acerca la mitología de Warcraft al público que no conoce la franquicia, y hacer que el producto sea accesible al mayor público posible. Nunca olvidemos que este tipo de superproducciones, como mínimo, han de recuperar la inversión para su viabilidad y posibles otras partes futuras.

El Guardián (Ben Foster)

Pero, y aquí es donde viene un poco la tara que debe pagar el film, en este tipo de películas suele haber ciertas situaciones inconexas, como si dijéramos que debe tener una tolerancia de 2 o 3 cosas incoherentes. Sé de que hay una versión del director más amplia y es culpa del director que haya algunos cortes bruscos y otros tramos donde se reduce bastante todo de manera incomprensible. En el ritmo del film radica el otro pequeño problema, ya que empieza a todo trapo, pero luego le cuesta encontrar un ritmo constante y va a salto de mata, a la mitad del film te quedas algo parado, esperando más. Quizás Duncan ha valorado más la espectacularidad, a más violencia, pero para ser la primera parte de una posible saga, está todo en su justa medida, creo.

Garona (Paula Patton)

Y en el plano actoral, los personajes creados por ordenador están realmente conseguidos, por ejemplo los Orcos Durotan y Orgrim a los que dan vida Toby Kebbell y Robert Kazinsky. En las escenas de magia, de las que siempre he sido algo temeroso, están logradísimas y salen airosas, a pesar de que la lucha del final con el Guardián y el monstruo hay cosas que no cuadran, hay que reconocer su alto nivel.
El resto del reparto tiene claros y oscuros, ya que Travis Fimmel está soberbio en el personaje de Lothar, el mejor y más valiente guerrero de los humanos, un papel en el que aporta humor y carisma, Ben Schnetzer como Khadgar (el aprendiz de mago), que está muy creíble y gracioso, y hasta Ben Foster, que tiene una lucha interior dura que refleja perfectamente. En el medio está el personaje de la felina e impresionante Paula Patton, a la que no favorece el guión, pero su esfuerzo es encomiable. Dominic como el rey está algo plano, y Ruth Negga algo desaprovechada como esposa del rey.

Lothar (Travis Fimmel)

Os dejo con el tráiler.