martes, 26 de septiembre de 2017

Mientras duermes (2011)


Jaume Balagueró dirige este film que anoche por fin pude ver, después de que se me escapara en su día de la cartelera. Se trata de una cinta con un reparto excelente, una historia muy turbulenta y sin duda la actuación estelar de su protagonista principal, Luis Tosar, que encarna a César, el portero de una finca urbana, que aparenta amabilidad y normalidad absolutas, que mantiene una cordial y peculiar relación con los inquilinos, sin ellos y ellas sospechar el secreto que esconde y que es una auténtica amenaza, ya que al vivir en el mismo edificio en la vivienda asignada al portero, vive debajo de ellos.


Recuerdo cuando se estrenó el film, que lo encuadraban dentro de las películas de terror, y una vez visionada, bueno es evidente que la película es truculenta, sobre todo la historia, pero el director trata la narración con una intensidad quizás baja aposta, ya que prescinde bastante de escenas de terror o que puedan causar miedo, y aunque las hay, las reduce al mínimo, lo que le hace digamos perder efectividad o gancho, pero por otro lado trata de potenciar la historia y de meterse en la mente de este ser, que se va definiendo a lo largo del metraje como un tipo verdaderamente enfermo mentalmente que no es feliz, y trata de que los que si lo son, acaben como él.


Su víctima preferida es Clara (Marta Etura), la típica chica joven, desenfadada, que lleva una vida rutinaria pero feliz, siempre con la sonrisa en la boca y tiene novio Marcos (Alberto San Juan) al que no ve todo lo que quisiera, ya que por su trabajo viaja continuamente. Todos sus movimientos no pasan desapercibidos para Úrsula (Iris Almeida) una niña que es vecina de Clara, y tiene bastante calado al portero al que chantajea, para no delatarle. César por su parte tiene a su madre en el hospital muy enferma y va todas las mañanas a verla antes de ir al trabajo, y le va contando todas sus fechorías con pelos y señales, mientras la mujer postrada se hunde sabiendo el engendro que tiene por hijo y llora pero no puede avisar debido a su estado.


Los encuadres del director, la fotografía, planos vistosos, etc., están muy conseguidos, ese edificio modernista de Barcelona está perfectamente retratado. Pero cuando la cosa ya se pone fea y tensa también consigue meternos en la atmósfera de manera genial, y es ahí donde consigue que no te apartes de la historia, te mantiene en tensión e incluso en un acto sin sentido, intenta involucrarte de tal forma que hace que no quieres que le pase nada al protagonista, cuando es realmente malvado y sabes que es un psicópata de manual. 


César no dudará en involucrar a otros para salvar su cuello y seguir en su obsesión, osea Clara, pero también le empiezan a salir enemigos por todas partes, vista su rara actitud como no regarle las plantas a un vecino que se lo había pedido y algún otro detalle más que induce a la sospecha. Éste thriller, que es como yo lo denomino, tiene ante todo su atmósfera obsesiva del protagonista como su gran punto fuerte, y junto a la buena actuación de los actores, consigue un resultado final bastante eficaz. Pero lo más importante, es que te crees de verdad que el personaje de César está completamente enfermo de la cabeza y no sólo por lo que hace, sino porque te lo transmite.


Os dejo con el tráiler de Mientras duermes.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Kingsman: The Golden Circle (2017)


Matthew Vaughn vuelve a dirigir la secuela de Kingsman: Servicio Secreto (2014) que como dije en su día era un film muy bueno, tremendamente eficaz y de una diversión y ejecución fantásticas, además de incluir la flema británica como hilo conductor del humor, siendo un complemento perfecto a las violentas escenas que allí se veían, y convirtiéndose en una especie de reinvención del Agente 007, con distintas características que provienen del cómic obviamente.
Pero el problema de esta continuación, es que, primero y ante todo le sobra metraje, segundo es que pierde definición al querer abarcar mucho de el juego de espías y contraespías, y sobre todo necesita resucitar a personajes que damos por muertos en la primera entrega para salvar esta segunda.


Taron Egerton que en la primera película salía como una nueva estrella, aquí queda disipado, Colin Firth está media película viendo mariposas hasta que recupera la memoria a pesar de haber perdido un ojo, pero ante todo hay demasiados buenos actores a los que no se les saca partido, Channing Tatum, Jeff Bridges y Halle Berry están muy limitados, solo Pedro Pascal da algo de luz con un personaje que tiene cierta enjundia y co o no, Mark Strong sigue estando sublime.
Por si fuera poco el argumento, con una Julian Moore eficiente haciendo de villana, es de lo más ramplón, aunque no exento de críticas soterradas el tema de la legalización de las drogas y al papel del Presidente de los Estados Unidos en casos de emergencia nacional, pero ambas cosas se van mucho de la idea original de esta saga.


Con un comienzo arrebatador con la primera batalla por Londres, parecía que íbamos a ver una segunda parte gloriosa, pero ahí se queda todo, la desparición de sitios clave de Kingsman, les hará recurrir a sus primos americanos de Kentucky, que les darán un cable muy importante y unirán fuerzas para reestablecer el equilibrio, que Poppy la malvada ha conseguido desestabilizar y poner en jaque incluso a la Casa Blanca. También hay que decir que la flema británica de la primera parte, muy disminuida aquí, da paso a un humor más convencional pero no falto de toque ácido, que en muchos momentos queda bien empastado.


Eso si, las escenas de acción con esa cámara que se mueve sin parar, sigue siendo utilizada pero sin llegar a impactar como lo hizo en la primera (la escena de la iglesia baptista no es superada ni en sueños), y realmente todas pierden si se compara a la primera entrega, a la que por cierto se hace referencia en demasiadas ocasiones, con quizás más flasbacks de los deseados. De hecho la intrascendencia de esta segunda parte se ve acentuada con la presencia de un Elton John exagerado, que hace gracia en varios momentos, pero llega incluso a cansar, y del que nadie se cree que lanze patadas voladoras a tenor de su físico.


En definitiva, para mi esta segunda parte en términos generales que viene sobrando, su largo metraje hace que el ritmo se resiente y mucho, de hecho hay fases que mientras la película sigue estás ya pensando en como va a ser el final, porque te lo imaginas. Desde luego que aquellos que nos convertimos en fans de la primera entrega nos hemos divertido con la segunda, pero ya, no llega ni de lejos al nivel de su predecesora, simplemente porque no arriesga mostrando cosas nuevas, explota lo sabido de la primera, donde poco hay ya más que rascar.



Os dejo con el tráiler de esta segunda entrega.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Escenas míticas del cine (LX)


En 2004, Wolfgang Petersen dirige Troya, que describe con bastante precisión la Guerra de Troya. En 1193 a C., Paris (Orlando Bloom), hijo de Príamo y príncipe de Troya, rapta a Helena (Diane Kruger), esposa de Menelao, el rey de Esparta, lo que desencadena dicha Guerra de Troya que enfrenta a griegos y troyanos. El ejército griego asedió la ciudad de Troya durante más de 10 años. Aquiles (Brad Pitt) era el gran héroe y mejor guerrero de los griegos, mientras Héctor (Eric Bana), el hijo mayor de Príamo (Peter O'Toole), el rey de Troya, representaba la única esperanza de salvación de la ciudad. El guión se basa en poemas de la Iliada de Homero, aunque lo cambia bastante, no es muy fiel.
En un tramo del asedio, donde Aquiles peleado con Agamenón no está luchando, su primo Patroclo (Garret Hedlund) muere al intentar hacerse pasar por Aquiles, confundiendo a su propio ejército y a los troyanos. Cuando se encuentra con Hector, éste le mata. La furia de Aquiles es indescriptible y va hasta la muralla a gritar a Hector que baje a luchar con él, para mi una batalla impresionante y el mejor momento de este film.


Os dejo con la mítica escena.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Mi amiga Leti (2016)


Miguel Maroto dirige este cortometraje muy interesante, en el que nos narra una cita entre una pareja, en la que ella (interpretada por Erika Bleda) llega tarde excusándose porque estaba ayudando a una amiga... y él (Agustín Mateo) le empieza a reprochar que le está mintiendo continuamente. Es entonces cuando ella, le dice que va a escuchar una verdad, y es que cuando él le dice que se va a jugar al fútbol con los amigos y a tomar cañas, en realidad no es cierto, porque sus amigos aparecen por el bar y él no está en el grupo. Al final, ambos deciden seguir sus vidas con sus mentiras, es más real de lo que pueda parecer.


Os dejo con este buen corto.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Se nos va Harry Dean Stanton a los 91 años.


Ayer nos enterábamos del fallecimiento de Harry Dean Stanton en Los Ángeles, California, a los 91 años de edad. Su pérdida no es una cualquiera, se va un actor que tiene en su haber seis décadas de carrera, especialista en personajes desvalidos, y en la transmisión del dolor como pocos lo han conseguido, además de que ha colaborado con varios de los mejores directores del séptimo arte y ha participado en películas míticas que ya son historia.
Nacido en West Irvine, Kentucky, en 1926, era veterano de la Armada de Estados Unidos ya que fue cocinero de las tropas norteamericanas en la Segunda Guerra Mundial, en una nave tipo LST (Landing Ship Tank) durante la batalla de Okinawa, Japón. A su regreso Stanton estudió en la Universidad de Kentucky antes de trasladarse a California para lanzar definitivamente su carrera interpretativa en la Pasadena Plyahouse.


Con Harry Dean me sucede una cosa que creo solo me pasa con muy pocos actores, y es que su rostro es de esos que se te quedan para siempre, y como no, sus míticas interpretaciones, pero más allá de su reconocimiento con premios o no, que eso es lo de menos, hablo de que si te ponen en la cuestión de que recuerdes momentos míticos del cine que te vienen a la memoria, siempre hay alguno en el que su rostro sale, de una u otra forma.
Lo han disfrutado directores de la talla de Martin Scorsese, Sam Peckinpah, Sam Shepard, Ridley Scott, su gran amigo David Lynch y a la vez hermano artístico, etc., y además tenía entre sus amistades a Jack Nicholson con el que iba a ver a los Lakers al Forum, Charlie Sheen con el que participó en algún capítulo de Dos Hombres y Medio, e incluso Bob Dylan, siendo también un buen cantante e intérprete, que incluso tenía su banda la Harry Dean Stanton Band, en la que interpretaba rock, blues, jazz, tex-mex, etc., por clubs de Los Ángeles.


Su debut en el cine fue en la película Tomajawk Trail (1957) y a partir de ahí entre esa década y la de los 60 hizo apariciones regulares en películas bélicas y westerns. Su experiencia en la Guerra ayudaba y sus papeles resultaban verosímiles como en La Leyenda del Indomable (1967), Los Violentos de Kelly (1970), Dillinger (1973), Pat Garret & Billy The Kid (1973) o Alien, el octavo Pasajero donde hacía el papel del técnico de la Nave Nostromo Samuel Brett y al que Ridley Scott convenció para hacer el film, después de oír de boca de Harry que "no me gustan las escenas de ciencia ficción o las películas de monstruos" cosa que divirtió a Scott que le dijo que Alien era un thriller. Todos esos papeles llamaron la atención de Wim Wenders, que contó con Harry Dean para el papel protagonista de Travis en París, Texas (1984). La chia de rosa (1986) escrita por John Hughes y La última tentación de Cristo (1988) de Maryin Scorsese también tenían su presencia.
Alternó cine independiente con papeles secundarios en grandes producciones, como El Padrino II (1974) de su amigo Francis Ford Coppola, donde hace de un policía del FBI.
Pero caso aparte fue su colaboración con David Lynch, tanto en cine Corazón Salvaje (1990), Straight Story (1999) o Inland Emire (2006) como en televisión con Twin Peaks.


Nunca gozó de la fama y el reconocimiento de sus amigos como Jack Nicholson, Dennis Hooper u otros, pero da igual, siempre estará en nuestra memoria. Más de 70 films le jalonan y otras tantas series, y una presencia en la pantalla como pocas he visto.
Deja un film sin estrenar y del que empezaba ahora la promoción que sale a finales de mes en Estados Unidos, Lucky, que al parecer incluye otra interpretación memorable.

En homenaje os dejo con una escena de Alien, El Octavo Pasajero, eliminada del montaje final, en la que Samuel Brett va en busca del gato, y llega a la zona donde está el Alien, y se ve al bicho en plenitud y como se carga al personaje de Harry Dean, algo que nos ahorró Ridley Scott en 1979.

sábado, 16 de septiembre de 2017

It (2017)


El cineasta argentino Andrés Muschietti ha dirigido It, el relanzamiento de la novela de Stephen King, un clásico en toda regla, para la gran pantalla, cuya anterior encarnación fue en formato de miniserie televisiva en los años 90, que tanto aterrorizó a una generación y cambió de forma increíble la figura del payaso, que quedó estigmatizada. Este director ya había dirigido Mamá hace cuatro años, y recibió este encargo de Warner Bros., que desde luego le consagra en el género de terror.
La historia que nos cuenta el film, y que es una adaptación del libro de King, que sin duda quita cosas y se pierden algunos detalles como es normal, está bastante conseguida, cuenta con una cuidada fotografía de Chung-Hoon Chung y una gran banda sonora de Benjamin Wallfisch.


La trama se centra en seguir las andanzas de un grupo de adolescentes a finales de los años 80 (1989 para ser concretos) en un pueblo llamado Derry, en el estado de Maine, Estados Unidos, que empiezan con la desaparición de Georgie, hermano de uno de los protagonistas. Todo viene por Pennywise, un monstruoso y diabólico ser que adopta forma de payaso y que habita en el alcantarillado de la ciudad, alimentándose de niños que van desapareciendo de manera misteriosa. A partir de aquí, también salen más temáticas traumas infantiles, el ahora tan famoso bullying (pero que siempre ha existido), miedos interiores y la maduración de los personajes que plantan cara con valentía al mal encarnado en ese payaso.


En cuanto a la calificación de la película y si realmente tiene momentos de terror doy mi opinión, evidentemente es un film al que no llevaría a niños pequeños para que no tengan traumas ni pesadillas, pero yo en mi butaca disfruté de un muy buen film, con algún metraje inseperado por la sorpresa pero que no me dio miedo alguno. Pero si nos ceñimos al libro, que es bastante más salvaje y va mucho más allá, si que es cierto que hay pasajes donde podría haber sido muy más incisiva y haber arriesgado a tope, por lo que en cierto sentido ha ido a lo seguro y con tintes más comerciales, sin dejar de ser buena.


Pero desde luego, para mi lo mejor del film es la paleta de actores jóvenes que lo bordan, así tenemos a Jaeden Lieberher (Bill Denbrough, el hermano mayor de Georgie), Jeremy Ray Taylor (Ben Hanscom, el gordito nuevo que está enamorado de la chica), Sophia Lillis (Beverly Marsh, una belleza de niña que encima promete mucho como actriz de futuro), Finn Wolfhard (Richie Tozier, el de las gafas con toques de humor muy buenos), Chosen Jacobs (Mike Hanlon el chico de color, que llaman desescolarizado), Jack Dylan Grazer (Eddie Kaspbrak, el chico hipocondriaco empastillado por su rara madre) y Wyatt Oleff (Stanley Uris, el judío), siete portentos con madera de estrellas, química brutal entre ellos y espectaculares en pantalla.
No me olvido de Bill Skarsgârd, que hace de Pennywise, sublime, reinventando el personaje de Tim Curry e incluyendo tics genuinos.


Es ahí, en los momentos de pandilla cuando más disfrutable es el film, con los toques de humor, los dramas que se provocan por el continuo atosigamiento de los malotes al grupo de perdedores, más que cuando el film pretende infundir miedo atroz. Digamos que se ve crecer y madurar a los chavales a una velocidad demasiado grande, sin saber en realidad de sus vidas más a fondo. Por otro lado sus 135 minutos pueden aparentar ser largos, pero en este caso me parecen correctos, de hecho ya se ha filtrado que hay una versión más larga que saldrá en la edición de dvd y blue-ray.


Está confirmada la segunda parte, pero sin hacer aún, sería con los chavales ya creciditos, y desde luego estaré ansioso de ver el resultado. Por el momento ayer lo pasé bien en el cine con It.

Os dejo con el tráiler.

sábado, 2 de septiembre de 2017

American Made (2017)


Doug Liman dirige este film basado en hechos reales, de lo que fue la vida de un piloto comercial de la TWA, Barry Seal (interpretado por Tom Cruise), que a finales de los años 70 algo cansado de su trabajo poco gratificante, dormir en hoteles y recorrer los cielos con el piloto automático puesto, tiene una charla en un bar en medio de un viaje con un hombre de la CIA, Monty Schafer (Domhnall Gleeson) que te ofrece ayudar a tu país, montando tu propia empresa de vuelos, y volando haciendo encargos de todo tipo para ellos. Él acepta, pero eso le cambiará la vida ya para siempre.


Yo fui a ver el film sabiendo que no iba a ser una obra maestra, pero tiene muchas cosas buenas y se te pasa bastante rápida. Tiene como gran detalle, que la historia es tan alocada, que te cuesta creer que aquello sucediese de verdad, porque hoy en día es absolutamente impensable que algo así suceda. Pero claro, hablamos de un hombre que hacía tratos con el Cartel de Medellín donde estaba un joven Pablo Escobar, con Manuel Noriega (Dirigente de Panamá) y hasta con el presidente del momento Ronald Reagan, incluso el entonces gobernador Bill Clinton. Eso hace ver también los tremendos desbarajustes de aquella época, tanto en el funcionamiento de las naciones (sobre todo EEUU), y el mundo en general, las travesías que Seal podía hacer sin ningún control, etc...


La crítica política del film es bastante acusada, y sobre todo por como se explica el funcionamiento de la propia CIA, y como se pisaban los diferentes cuerpos como FBI, DEA o CIA cuando había operaciones en marcha en las que chocaban. El apoyo del gobierno estadounidense a los Contras de Nicaragua, despilfarrando dinero y armas, opuestos al Frente Sandinista que gobernaba el país, también su actuación hipócrita en Panamá, y en general en todo centroamérica durante el mandato de Ronald Reagan, son especificados con claridad a través del personaje de Barry y sus viajes.


Por otro lado tenemos la propia vida de Barry Seal, casado con una mujer guapísima Lucy (Sara Wright) a la que al principio cuenta el cambio de trabajo, sin decirle que había dejado la TWA. Luego acabará enterándose de todo, a pesar de haber sido avisado de que no debía decir nada. La mujer casi le abandona al principio, pero en cuanto empieza a ver que entraba dinero a expuertas en casa, se puso a tener hijos como conejos, se compraba mil y una joyas y vivían a toda pastilla. Tom Cruise está muy cómodo en todo momento, y el tono de sátira constante del director le sienta perfecto y favorece su actuación, así está divertido en todo momento, y se convierte en un encajador de golpes con sonrisa en el rostro, como él mismo dice "el gringo que siempre cumple".


Como es lógico, todo lo que tiene pinta de que se puede complicar se complica y mucho, sobre todo con los tratos que Barry tiene con los narcos colombianos, dond Pablo Escobar al principio no era el líder, pero se irá transformado en un monstruo y un tipo muy peligroso a medida que avanza el film, y los encargos a Seal son cada vez de mayor envergadura. El problema de Seal, y que es lo que le acabará condenando en todos los sentidos, es que él hace el mal, pero pensando que lo hace para los buenos, y piensa que no es tan ilegal. Todo se vuelve una madeja y al final anda pillado por todos lados, lo que acabará por precipitar su anunciado desenlace.


El retrato que se hace del personaje es bastante amable, y hablamos de un tipo que traficó con drogas, armas, blanqueaba dinero, etc., sin embargo no quieres que le pase nada ya que te ha ganado durante el film sus hazañas, es decir, casi se le convierte en un héroe, cuando realmente era un villano.

Os dejo con el tráiler de este divertido film.

jueves, 31 de agosto de 2017

Mejores escenas cómicas del cine (LVII)


El gran dictador es una película escrita, dirigida y protagonizada por Charles Chaplin en 1940. Era el único cineasta en Hollywood que seguía realizando películas mudas cuando el sonido ya estaba plenamente implantado en el cine, siendo ésta su primera película sonora y curiosamente la de mayor éxito. En el momento de su estreno, Estados Unidos no estaba en guerra todavía con la Alemania Nazi, pero la película ya demostraba una feroz y controvertida condena al nazismo, el fascismo y el antisemitismo, pero realmente lo era a las dictaduras en general. 
Un humilde barbero judío tiene un parecido asombroso con el dictador de Tomania, un tirano que culpa a los judíos de la crítica situación que atraviesa el país. Un día, sus propios guardias lo confunden con el barbero y lo llevan a un campo de concentración. Al mismo tiempo, al pobre barbero lo confunden con el tirano.
Pero antes se ve al barbero haciendo su trabajo, y en una escena cómica brutal, realiza su cometido al son de la Danza Húngara Nº5 de Brahms... una gozada.


Os dejo con esta desternillante y a la vez obra de arte de escena.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Escenas míticas del cine (LIX)



En 1936, Charles Chaplin dirige y protagoniza Tiempos modernos, una extraordinaria película, que sigue vigente a día de hoy del cine norteamericano de los años 30. Chaplin vió que la crisis no era más que una excusa para una mayor explotación del capitalismo, como ahora mismo podemos comprobar todavía a día de hoy, para un mayor sometimiento y eliminación de los derechos sociales y de los avances laborales. Aquí la película refleja la situación de La Gran Depresión, dónde hubo una crisis descomunal.
El interior de la fábrica nos muestra una cadena de montaje, ese sistema instaurado por el empresario modelo de aquellos tiempos, osea, Henry Ford. Es decir, da a entender que ese empresario ha conseguido tener al trabajador como un esclavo, con tiempos justitos para almuerzo, u ocio, y sometido a una dinámica que le convierte en una máquina, quedándose el trabajador con escasa respuesta.
En una escena mítica, Chaplin es engullido por la cinta transportadora y es una pieza que es tratada por la maquinaria como otra cualquiera, metáfora del trabajo especializado que se ha reducido a hacer sólo una parte del giro de una tuerca, que luego es terminado por otros. Se volverá algo loco y empezará a tratar a los compañeros como tuercas...


Os dejo con esta mítica escena.

martes, 29 de agosto de 2017

Candela (2017)


Albert Ivars dirige este corto sobre una chica, Candela (Rosa Martí), que queda con diferentes chicos a través de una red social. Todo el mundo miente y esconde algo cuando pone sus características en una red social de ligoteo, pero en el caso de nuestra protagonista, digamos que hay un abismo entre la foto que pone y lo que luego ven los chicos con los que queda, y es que tiene un problema, está gordita y ese pequeño detalle hace que los chicos huyan de ella, pero sobre todo porque no es sincera. De todos los chavales con los que queda muchos salen por patas, solo uno le dice de volver a quedar, pero no con mucho convencimiento. Ligar es difícil para Candela.


Os dejo con este interesante corto.

domingo, 27 de agosto de 2017

Adiós a Tobe Hooper.


Ha fallecido Tobe Hooper a los 74 años de edad, uno de los directores y realizadores más queridos del cine de terror y que pasó a la historia por dirigir films como La Matanza de Texas (1974) o Poltergeist (1982). Nacido en Austin, Texas en 1943, era profesor universitario y creó su primera película en 1969 llamada Eggshells sobre un grupo de hippies, pero en 1974 revolucionó por completo el género, pasando a ser uno de los padres del cine de terror moderno gracias a La Matanza de Texas, rodada de manera independiente y con un esfuerzo al límite de todos los miembros del equipo de rodaje, además de que estaba basada en algunos hechos reales acaecidos en los años 50.
En la cinta se recogía el malestar de los americanos tras el Watergate o la Guerra de Vietnam, y esto hizo que Hooper fuera considerado una figura indispensable que pasó a ser incluso un protegido de Steven Spielberg, bajo cuyo manto dirigió Poltergeist (oficialmente, aunque ya se sabe que hubo polémica sobre ello) y con el que tuvo sus diversos enfrentamientos.


También dirigió Salem's Lot en 1979, conocida aquí como El misterio de Salem's Lot basado en historias de Stephen King. En 1982 dirigió La Casa de los Horrores y en 1982 la citada Poltergeist con Steven Spielberg de productor, una película que aún hoy está rodeada de misterios y sigue siendo una joya, en 1985 Lifeforce, un film que fue un fracaso en su día de crítica y público pero convertida con el paso del tiempo en una película de culto. En 1986 dirige la secuela de la Matanza de Texas y en plan más cómico con Dennis Hooper en el reparto e Invasores de Marte. En los 90 reseñar Combustión Espontánea (1990) o Bolsa de Cadáveres (1993). Luego en este siglo, ya dirigió con menos repercusión series de televisión y capítulos sueltos, nada reseñable.


Os dejo con la mítica escena de Poltergeist cuando la familia duerme y mientras suena el himno americano en la televisión, cuando éste acaba y la tele se queda son rayas... sucede algo que hace retumbar la habitación y la niña dice... "ya están aquí..."

El conflicto ruso (2017)


Mercedes Domínguez dirige este corto en el que Laura (Cristina Roma) y Manuel (Alberto García Tormo) quedan para salir y conocerse, dan paseos por Murcia, su ciudad, recorren parques, puentes, calles, y sus conversaciones hablan de lo divino y lo humano, calculemos que son veinteañeros y que por lo que dicen ya han tenido sus relaciones anteriores. Durante la charla empiezan las puyas entra ambos a raíz de una novela de Dostoyevsky, increpándose y echándose en cara cosas que uno daba por sabidas y el otro no las dominaba tanto, y así siguen con la música, las relaciones, etc...
Y cuando parece que les separan más cosas de las que les unen... surge una esperanza.

Os dejo con el corto.

viernes, 25 de agosto de 2017

The Beguiled (2017)


Sofia Coppola dirige este remake de El Seductor, basado en la novela de Thomas Cullinam, que en 1971 dirigiese Don Siegel y cuyos protagonistas eran Clint Eastwood y Geraldine Page. 46 años después la hija de Francis Ford Coppola ha logrado hacer un buen film, su sexto hasta la fecha, y ha conformado una cinta que teniendo un ritmo algo lento, es compacta y no tiene desbarres. La ambientación es la adecuada a partir de pocos elementos, pero muy bien escogidos, para dar a entender su idea de la película, a la que los actores y actrices colaboran en gran medida.


Los hechos se desarrollan en 1864, durante el tercer año de la Guerra de Secesión americana, en la que cae herido un soldado de la Unión, John McBurney (Colin Farrell) que va a parar a una escuela femenina de Virginia, donde sólo viven mujeres. Primero le cura la dueña, Martha (una espléndida Nicole Kidman), y como era de esperar, todas las demás niñas y mujeres dan sus mejores atenciones al convaleciente, cuya pierna va cicatrizando poco a poco. Lo que no es consciente el soldado, es que se ha metido en un territorio dominado por mujeres, y los celos y las envidias entre ellas surgen, cosa que le acabará afectando a él, que es minoría. También Kirten Dunst y Elle Fanning están maravillosas en su papel de rivales por él.


El marco no puede ser mejor, una amplia y gran casa de un estado sureño como Virginia, estado de plantaciones y esclavitud de los negros por antonomasia en aquella época. El soldado una vez se va recuperando, empieza a entablar buena amistad con todas las chicas y mujeres, pero cometerá un grave error, enamorarse de una de ellas, eso despierta unas pasiones hasta entonces desconocidas en ellas, que elevarán los niveles de envidia hasta límites insospechados, incluyendo un fatal golpe del hombre.


Además hay que tener en cuenta un detalle muy importante, que se refleja de manera perfecta en toda la película, y es el tema religioso. Martha y sus alumnas son muy creyentes y rezan diariamente en varias ocasiones, pero eso no les impide velar por su instinto de supervivencia cuando se ven amenazadas por la ira del soldado, que ha quedado malherido.
Otra curiosidad es que la banda sonora corre a cargo de la banda francesa Phoenix, de la que la directora es fan absoluta, pero os puedo asegurar que se nota poco que son ellos, aunque está muy adecuada al film.


Os dejo con el traíler de este buen film.

viernes, 18 de agosto de 2017

Abracadabra (2017)


Pablo Berger, director entre otras de Torremolinos 73 y la muy premiada y excelente Blancanieves, nos trae ahora una cinta algo inclasificable que empieza siendo una comedia y se va transformando en un drama bastante curioso donde hay fantasmas asesinos, mezclado por medio con la hipnosis, la esquizofrenia, el amor deteriorado con el paso de los años, otros amores extraños que florecen, etc., y bueno, el resultado está bastante bien, teniendo en cuenta que es fácil caer en lo trivial cuando se afrontan temas así, pero creo que Berger sale airoso, y desde luego el final nos deja claro su pensamiento.


La historia trata de Carlos (Antonio de La Torre), un gruísta de obra fanático del fútbol y seguidor del Real Madrid, cuya personalidad es agresiva, es bastante gañán, e ignora a su hija y mujer Carmen (Maribel Verdú) hasta el punto de llegar tarde a una boda por coincidir con un Madrid-Barsa. Durante el banquete de la boda, el primo de Carmen, Pepe (José Mota) realiza una sesión de hipnosis a Carlos, de la que sale riendo sin aparentes consecuencias, pero empieza a atravesar una crisis, que se materializa en días posteriores adoptando una personalidad completamente opuesta, ayudando en las tareas domésticas, con su hija en los deberes, y es un bailongo excepcional. Un espíritu ha entrado en su cuerpo para quedarse.


Lo que en principio no pasaba de ser una broma, empezará a convertirse en un auténtico tormento en la vida de Carlos, quien tendrá problemas en el trabajo, y la relación con su mujer e hija se verán afectadas. Sin duda, un caso al que Iker Jiménez no dudaría en dar cobijo en su programa de televisión, pero que aquí hace que el propio argumento se tambalee en la cuerda floja durante bastante tiempo del film. Los personajes son algo exagerados, a pesar de sus buenas actuaciones, hablamos de una familia de un barrio del sur de Madrid, ella algo choni, él típico currela machista y la niña "La Toñi" adolescente repelente bastante perdida, pero no tonta. Luego está el esperpéntico personaje de Josep María Pou, el profesor de hipnosis de Pepe, al que acuden pidiendo ayuda y que hará por momentos que dudes de si el tema de la hipnosis es un cachondeo, lo que provoca descreimiento, o si realmente tiene su lado serio.


Carmen y su primo Pepe se ponen manos a la obra para intentar sacar a ese espíritu que habita en el cuerpo de Carlos y que tanto le está afectando, sobre todo desde que saben que esa persona fue un asesino que mató a su madre y tiene una esquizofrenia galopante. Sus pesquisas algo atolondradas y no exentas de comicidad, tendrán éxito y lograrán saber exactamente la identidad de Alberto (Quim Gutiérrez), que trabajó en los salones de boda, donde se celebró precisamente a la que fueron ellos, comentada al inicio. Por allí pululaba su alma, que se introdujo en el cuerpo de Carlos, ya que trabajaba de camarero en dichos salones.


El asunto está en que la trama, que tampoco es que sea nada del otro mundo, que se mantenía correcta con su lado cómico hasta bien entrada la segunda parte del film, devendrá en un final que sorprende poco, aunque eso si, aclarará bastante toda la metáfora en la que se había convertido la historia. Que tenga que suceder un extraño fenómeno, para que las personas se den cuenta de que la vida que llevan no hace feliz a los que tienen a su alrededor, y que te soportan por el cariño de hace muchos años, es una lección que nunca debemos olvidar.
La apuesta de Berger es interesante aunque no acabe de cuajar del todo, se queda a medio camino, pero al menos hace algo distinto.


Os dejo con el traíler de esta interesante película, que ha sido preseleccionada entre las tres que optan a ir representando a nuestro país a los Óscars.