miércoles, 3 de febrero de 2016

Creed (2015)

Cartel del film

Ayer tuve la oportunidad de ver Creed. La Leyenda de Rocky, que cronológicamente se sitúa en séptimo lugar de la saga que comenzara en 1976 con Rocky, siguiera con Rocky II en 1979, Rocky III en 1982, Rocky IV en 1985, Rocky V en 1990 y Rocky Balboa en 2006. Pero aquí hablamos de un spin-off, donde Sylvester Stallone sólo actúa, cuando recordemos que aquella primera entrega de hace 40 años era guionizada y protagonizada por él.
Esta nueva y especial película es dirigida, y de qué manera, por Ryan Coogler, en el que es su segundo trabajo cinematográfico. Pero además, aquí hay un dato que llama poderosamente la atención, y es el hecho de que que Stallone no tenía necesidad de poder estropear su legado, cediendo el control de su creación más querida, cosa que a Ryan Coogler le costó años, pero os puedo asegurar que ha sido un rotundo éxito. Sus premios, críticas y nominaciones a Globos de Oro y Óscars, así lo refrenda.


Este segundo film de Ryan Coogler nos presenta a Adonis Johnson (interpretado por Michael B. Jordan), el hijo del campeón del mundo de los pesos pesados Apollo Creed, quien fuera desposeído de su corona por Rocky Balboa en un combate mítico y épico. Adonis no llegó a conocer a su padre, pero tiene su indudable talento sobre el ring. De pequeño tuvo una vida difícil, ya que era hijo de un lío de Apollo, aparte de su matrimonio. Su madre no biológica le dará cobijo, hasta que ya mayor decide caminar sólo. El jóven irá a Filadelfia, desde Los Ángeles, para pedirle a Rocky Balboa que le entrene. Lo interesante del chaval, es que quiere ser el número 1, algo que lleva en la sangre, pero sin aprovecharse de su apellido para lograrlo.

Sylvester Stallone & Michael B. Jordan

Esto confiere al film un retrato dramático distinto, bien tratado en el guión del propio Coogler y Aaron Covington, donde sólo puede ponerse una pega en la parte romántica, que carece de fuerza, que sí tiene el resto del relato, pero por desgracia no acompaña, y eso que Tessa Thompson no lo hace mal, en el papel de Bianca, la cantante de la que se enamora Creed. Pero el relato atrapa, con el viaje del protagonista y también con el de Balboa más tarde, y ante todo tiene fuerza.
Aquí, como no, hay un componente de nostalgia grande, pero lo bueno y grande de la película bajo mi punto de vista, es que sale a flote mirando al futuro, a las nuevas expectativas, pero teniendo claro que lo clásico es la base, y siempre funciona. Así Coogler, sabe muy bien lo que quiere contar y como hacerlo.

Tessa Thompson & Michael B. Jordan

Desde luego una de las cosas que más me han impactado es la actuación de Stallone, su valentía para mostrarnos sus horas emocionales más bajas, un despliegue dramático de altos vuelos y aceptando ese nuevo rol, donde cede su testigo a una nueva generación, pero bajo su tutela. No sé si le darán el Óscar, pero estar nominado entre los 5 mejores me parece justo, y seguramente tenga sus opciones.
A destacar también el buen feeling entre él y Michael B. Jordan, que establece una gran dinámica entre los dos, en ese proceso primero de conquista de Creed a Balboa y luego como ambos pasan su vía crucis particular, uno por llegar en plena forma a su pelea más difícil, y el otro por seguir luchando por la vida. Esa amistad desde el respeto, que a veces cuesta mantener por las circunstancias, está perfectamente reflejada.


En cuanto a la realización del film, gratísima sorpresa en ese aspecto, sobre todo en la primera pelea importante, descrita a través de un plano secuencia, que me parece simplemente soberbio, donde la cámara se acerca y aleja a los boxeadores con una maestría alucinante. Otro tema que me encantó, fue el de poner las características de cada púgil, con sus apodos, combates ganados por KO, etc., algo que hace que el protagonista pase de ser un chulito más, a forjarse como una verdadera leyenda que no para de crecer.


En resumen, estamos ante una película que sin ser nueva es lo suficientemente diferente a la primera entrega y es capaz de conquistar tanto a los viejos fans de la saga, como a los nuevos espectadores. Aunque ayer la asistencia a la sala era ínfima, pero claro supongo que no a todo el mundo le interesa el boxeo.

Os dejo con el tráiler de este gran film.

sábado, 30 de enero de 2016

The Danish Girl (2015)

Cartel film

Tom Hooper (Los Miserables, El discurso del Rey) dirige este biopic sobre la figura de Einar Wegener al que da vida Eddie Radmayne, que acaba convirtiéndose en Lili Elbe. Ya el año pasado este actor recibió el Óscar por su interpretación soberbia de Stepehen Hawking en "La teoría del todo" y en ambos casos, que son de armas tomar, sale reforzadísima la figura de sus mujeres, cuyo amor por el personaje es infinito. Son de esas personas que les toca vivir una situación especial y en vez de huir, la asumen, mujeres de un arrojo brutal. En ese caso el papel de Gerda Wegener, la esposa de Einar, lo interpreta, y de qué manera Alicia Vikander.



La historia se centra en Copenhague (Dinamarca) a mitad de la década de los años 20. La pareja de pintores formada por Einar y Gerda, disfrutan de su pasión, que poco a poco va consiguiendo éxitos. Un día, y por casualidad, la modelo a la que ella ha contratado para retratar sus cuadros, ha tenido que cancelar la cita, y necesita terminar esas pinturas a tiempo. Para poder finalizar su trabajo, pide a su marido si no le importa ponerse medias y zapatos de mujer por unos instantes y servir de modelo de repuesto, a lo que accede sin problema. Esta revelación desencadena el despertar de un anhelo largamente escondido por Einar, y que irá a más a partir de entonces, creando su personaje de Lili, es decir, su deseo de ser mujer.



Como es lógico, al principio se trata de un juego, de un divertimento, que provocan un éxito de los retratos donde Lili empieza a ser protagonista. Ella, visto ese éxito, anima a su marido a adoptar una apariencia femenina en vista de la acogida de sus cuadros, que incluso les lleva a exponer en París. Pero eso no hace más que despertar la inquietud de Einar, que cada vez se ve más mujer de verdad. Así, lo que primero era un juego romperá su matrimonio, dando un giro y nacimiento a una identidad femenina dentro del cuerpo de él.
Así Einar se convertirá en Lili Elbe, librando una lucha por hacer justicia con su yo interior, y le hará en un pionero de la cultura transgénero, ya que fue uno de los primeros en operarse y cambiar de sexo. 


Hablamos como no, de un tema delicado y complicado que puede herir sensibilidades, pero Hooper consigue contarlo con extremo y exquisito cuidado. Sobre todo hay un detalle que me llamó mucho la atención, y es que esta historia no es la de alguien que de buena mañana decide esta situación de cambiarse de hombre a mujer, sino que es una cosa que siempre llevó dentro, y que consigue darse cuenta de que puede revertir lo que la naturaleza así hizo, pero que tenía encerrado dentro, provocado sobre todo por vivir una época donde aquello era poco entendido.
Como no, los médicos a los que acudía le tachaban de loco, y ninguno quiso tratarlo como debía hasta que el Doctor Warnekros (Sebastian Koch) le dice que él, ya ha hecho alguna operación de cambio de sexo y puede ser su solución.
La película no habla de travestismo, sino de transexualidad, que creo es un asunto bastante importante.


En cuanto al plano de los actores, Redmayne está muy bien, aunque para mi a veces sobreactua, pero la envergadura del personaje es de nivel extremo, por lo que hay que alabarle. Lo de Alicia Vikander es de órdago, interpretación soberbia, para mi espectacular, en un papel que sufre todo el proceso de cabo a rabo de la transformación y sus consecuencias, sin dejar de querer a esa persona. Estupendos todos los secundarios, Amber Heard como Ulla, amiga de la pareja, Matthias Schoenaerts como Hans Axgil, amigo de Einar de la infancia y gran apoyo de ambos, o el propio Sebastian Koch, en un papel clave en el film.
Gran fotografía a cargo de Danny Cohen, destacando el lado poético y gran banda sonora de Alexandre Desplat.


Este drama merecía ser contado, sin duda con la delicadeza que lo ha hecho Hooper, y aunque esté lejos de ser una obra maestra, consigue plasmar con gran belleza la lucha interior de alguien que nació en el cuerpo equivocado.

Os dejo con el tráiler del film.

viernes, 29 de enero de 2016

Youth - La giovinezza (2015)

Cartel del film

Paolo Sorrentino dirige dos años después de aquella maravilla titulada la Gran Belleza, un interesante retrato sobre la juventud perdida y la vejez. No había escuchado ni una sóla buena crítica sobre el film, cosa que me animaba más aún a verla, porque una película donde están Michael Caine, Harvey Keitel, Paul Dano o Jane Fonda me costaba creer que no me gustara.
Y el resultado después del visionado, no puede ser más fantástico. 
Si en La Gran Belleza era Roma el centro de la historia, aquí el director italiano nos traslada a un balneario de lujo en los Alpes suizos, lugar ideal para un descanso si se tiene pasta.
Allí, en un entorno idílico, se desarrollan multitud de charlas, reencuentros, vicisitudes, momentos de auténtica belleza, incluso suicidios.

Paul Dano, Harvey Keitel & Michael Caine

Allí en el balneario acuden diferentes personalidades, casi todas ellas relacionadas con el mundo artístico (con alguna gorda excepción, como un Maradona obeso que no puede ni andar o un budista que medita día y noche), para recuperar el encanto perdido en sus vidas, desgastadas en muchos casos por el sentimiento de desencanto, decepción o hastío.
Fred Ballinger (Michael Caine) es un gran compositor de música clásica ya retirado, que lleva frecuentando el hotel más de 20 años, y en esta ocasión es acompañado por su hija Lena, y uno de sus amigos de toda la vida, Micke Boyle (Harvey Keitel), director de cine que se encuentra preparando la pre-producción de su último proyecto, lo que él llama su "testamento".


Es en ese ambiente y con esa paz, todo tipo de reflexiones acerca de cualquier tema hace que cobren una dimensión diferente y se planteen los asuntos con más sinceridad y organizarse los días venideros, lo que queda de vida por delante, que es evidentemente menos que cuando eras jóven y veías todo lo que te quedaba por delante. Se describe así a una especie de purgatorio donde redimir pecados (algunos ya difíciles de purgar) y encontrar nuevos impulsos vitales. Tanto Fred como Micke se encuentran en el final de sus vidas, uno ya jubilado y el otro con su último proyecto vital, y comparten achaques y viejas vivencias que les ha regalado la vida.
Jimmy Tree, interpretado por Paul Dano es el contrapunto, ya que es un actor jóven cansado de ser sólo reconocido por la gente por una película donde hacía de robot, y no por sus virtudes como interprete, que busca inspiración para su nuevo personaje a interpretar. Michael Caine está sublime, una leyenda viva que sigue dando lecciones, al igual que Harvey Keitel, excelso.


Aquí también hay poesía, una composición de planos maravillosa, irónica y crítica, terrenos donde se mueve con locura el director, y vuelve a sacar belleza de donde no parece que la haya. Y aunque en apariencia esta emotiva y tierna historia está protagonizada en su mayoría por hombres, vuelve a ensalzar la figura femenina en varios aspectos. Especialmente memorable la aparición de Jane Fonda, que interpreta a una actriz, Brenda Morel, principal reclamo de Micke para su film, y espectacular aparición de Madalina Diana Ghenea interpretando a Miss Universo que ha sido agraciada con una estancia en el balneario (y por algunas cosas más por la gracia de Dios). Rachel Weisz está espléndida también, como no podía ser menos.



La inteligente retórica, a parte de una fotografía cuidadísima, hacen que Paolo Sorrentino mantenga su sello, filmando de manera gloriosa exteriores en esos campos verdes suizos y los interiores, donde los personajes se desnudan interiormente. Pero además, deja claras sus señas de identidad, es voluptuoso, barroco, excesivo en algunos momentos, pero también psicodélico e incluso en algún que otro aspecto mezcla escenas algo inconexas, pero que forman parte de su personalidad. La música también tiene un apartado importante, empezando con una canción de la banda que toca en el balneario y acabando con la música que dirige Fred, aparte de la aparición de una cantante de pop incluso.



Una apabullante película cuyo lenguaje ensalza el cruce de miradas, el desnudo de todo tipo de cuerpos, las actitudes que huyen de lo mundano y elevan su discurso de vida. Además es de esos films que te dejan imágenes imborrables en tu retina para siempre.

Os dejo con el tráiler de esta diferente y especial película.

miércoles, 27 de enero de 2016

The Big Short (2015)

Cartel del film

Adam Mckay dirige la adaptación del libro escrito por Michael Lewis titulado "La gran apuesta", que reflexiona sobra la quiebra del sector inmobiliario norteamericano que originó la crisis económica mundial en 2008. La gran apuesta, describe la agitada existencia de cuatro linces de las altas finanzas que, cada uno por su cuenta y con sus respectivos equipos, pronosticaron la crisis con antelación de varios años. La película sigue sus pasos desde 2005 hasta la caída de Lehman Brothers, en 2008.
Por si fuera poco, este film sirve de agitación de conciencias, para que sepamos de donde viene todo, y de que hay que estar prevenidos para evitar casos similares.


Christian Bale

Hace ya casi 8 años de aquello, que se dice pronto, y desde luego nada ha sido igual desde entonces. Aquel jarro de agua fría, en el que se nos dijo que habíamos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades, una de esas verdades que duelen cuando se dicen a la cara, y lo que es peor, sufres sus consecuencias.
Aquí están destripadas realidades complejas y una maraña de números, estadísticas, reuniones de despacho, charlas, predicciones, etc., que con un lenguaje bastante técnico, puede despistar al personal poco ducho en temas bursátiles y financieros, pero con una virtud muy buena y es la agilidad, muy dinámico en su narración, a la que ayuda el excelente montaje también.


Aquí se explica con bastante detalle, y ojo, basado en hechos y personajes reales, como se describe el alarmante descubrimiento sobre el estado del mercado inmobiliario americano, hasta ese momento muy fiable y sólido, que hace el excéntrico gestor de fondos, el Doctor en Medicina Michael Burry, interpretado de manera soberbia por Christian Bale. Por otro lado como se aprovechan de ese descubrimiento el inversor Jared Vennet, encarnado por un fantástico (y poco reconocible físicamente) Ryan Gosling, y el gestor de cobertura Mark Baum al que da vida un sobresaliente Steve Carell. A la vez, y en último lugar, también hace referencia a la forma en que un par de jóvenes inversores, utilizan la ayuda que les proporciona el banquero retirado Ben Rickert, que interpreta Brad Pitt, para sacar también tajada.

Ryan Gosling

Es evidente que el ciudadano de a pie, el que trabaja y se despelleja vivo como un animal para llegar a fin de mes y poner un plato de comida diario a su familia, poco tuvo que ver con el desplome del sistema capitalista, asociado al estallido de la burbuja inmobiliaria, pero, si se hace hincapié en que sin duda fue el que lo sufrió. Pero claro, tampoco se hizo nada al respecto y se perpetuó una situación que se fue haciendo una bola de nieve, a través de fraudes en las hipotecas, grandes mentiras montadas unas encimas de otras, y en las que estaban involucradas las agencias de calificación, grandes responsables de todo el problema.
Como es evidente, esta crisis derivó en la pérdida de empleo, hogares y demás, de millones de personas primero en EEUU y luego a lo largo de todo el planeta Tierra (según dice el personaje de Brad Pitt en la película Grecia e Islandia han caído y España se tambalea). 


Brad Pitt

En el plano actoral Steve Carell está impresionante con un despliegue descomunal, áspero y rudo, Christian Bale soberbio en un papel nada fácil de interpretar (un tipo con síndrome de Asperger y muy raro), Ryan Gosling que a veces sirve de narrador de lo que va sucediendo y un personaje clave en la película está muy bien y un Brad Pitt, que sin tener muchos minutos de metraje, está en un papel serio y de gran empaque. El resto de secundarios cumplen a la perfección.

Steve Carell

Un muy sólido film, genialmente llevado por los guionistas para que sobre una base de muchos tecnicismos y datos económicos, entendamos realmente las causas de lo que sucedió y toda la gente que lo vio venir, avisó y fueron ignorados, por no decir vapuleados por los grandes bancos, muchos de los cuales cayeron estrepitosamente. También genial moraleja al final de la solución que se dio al problema, que sin duda ha sido un mal menor (y abusando del pobre ciudadano para rescatar bancos), que quien sabe si no generará problemas en un futuro.

Os dejo con el tráiler de esta buena película.


lunes, 25 de enero de 2016

Un Grito (2012)


Andrés Delfín dirige este cortometraje titulado Un Grito, donde la protagonista es Alicia interpretada por Sara Álvarez, una niña que está dejando atrás la infancia y está madurando, a la vez que comienza a descubrir el mundo de la palabra y la imagen, ambas poderosas armas capaces de ser utilizadas tanto para dar a conocer la verdad, como para construir grandes mentiras. La poesía le interesa, ya que es lo más verdadero que las palabras puede construir, y lo utilizará junto a otros poetas, para abrir paso a la verdad en un mundo de mentiras.
También hay un transfondo social grande, expresado cuando detienen a los poetas que sólo recitaban, mientras en la televisión se consume basura, y cero cultura.


Os dejo con este interesante cortometraje.

viernes, 22 de enero de 2016

Joy (2015)

Cartel del film

Sigo con películas que van camino a los Óscar, y ayer le tocó al turno a Joy, película que sirve a Jennifer Lawrence para estar nominada como mejor actriz protagonista. Lo de esta actriz es verdaderamente meteórico y a sus 25 años ya posee una estatuílla, y como no, es la mejor pagada de Hollywood, y seguirá así, si nada se tuerce, aunque haya dado carpetazo a Los Juegos del hambre. Pero aquí, se ha unido a un director con el que está muy a gusto, David O.Rusell y al que da prioridad a la hora de elegir sus próximos papeles. Ya habían trabajado juntos en El lado bueno de las cosas (por la que recibió el Óscar) y La Gran Estafa Americana (por la que estuvo nominada) y en este film es la absoluta y total protagonista.


Jennifer Lawrence (Joy)

Joy relata la salvaje historia de una familia a través de 4 generaciones. Se centra en una muchacha, Joy Mangano, que consigue fundar una dinastía de negocios y se convierte en matriarca familiar por derecho propio, todo ello jalonado de mil problemas. La traición, la deslealtad, la pérdida de la inocencia y las cicatrices del amor, conforman el camino en esta intensa comedia humana y muy emocional, acerca de convertirse en el verdadero cabeza de familia y liderar un negocio dentro de un mundo implacable. Dentro y fuera de la familia, los aliados se convierten en enemigos y los enemigos en aliados. Mientras tanto, ella libra su batalla con su mundo interior, lleno de imaginación, que le llevará a atravesar la tormenta a la que se enfrenta.


Es innegable que el film queda supeditado al lucimiento de la Lawrence, pero eso provoca que el guión muestre bastante desinterés en profundizar en cualquiera de las subtramas que hay a su disposición (muchas de ellas podían haber dado mucho juego) pero nunca se apuesta realmente por ellas, restando empaque al resto de personajes y por tanto a la película, quedando reducidos a meros comparsas, que solo adornan y llenan de matices la actuación principal de Jennifer, que todo sea dicho de paso, va muy sobrada y saca partido de todo ello como nadie.


El director busca siempre el equilibrio, pero hay momentos que se rompe o se va por caminos inesperados cuando irrumpe una escena que no cuadra con el tono general. Pero hay una, digamos afición, por ir metiendo capas y capas dentro de la historia, a base de añadir personajes, por lo que en algunos momentos la historia central se difumina y se aleja de lo principal, lo que podríamos denominar dispersión de David O. Russell, lo que hace que de la sensación de superficialidad.



En el plano actoral, lo ya dicho sobre la protagonista principal, lo borda y todo está preparado en el film para su lucimiento. De los secundarios, sin duda me quedo con Bradley Cooper que está soberbio en un papel de no muchos minutos en pantalla, pero fundamental en la carrera de la protagonista, un verdadero profesional dentro de un mundo lleno de caimanes, el de la teletienda americana, y su amistad de negocio que se forja entre ambos. Por otro lado Robert de Niro, siempre excelente como el padre de Joy, Rudy, Isabella Rosellini que está muy bien como la nueva pareja de Rudy, Édgar Ramírez, como Tony el ex-marido de Joy y uno de sus mayores valedores, muy digno, Diane Ladd como Mimi, la abuela de la protagonista y narradora de la historia (que a veces es un poco surrealista ya que habla de lo que pasa después de morir ella misma), y Virginia Madsen como Terry, la hermanastra de Joy, papel relevante.



En definitiva un biopic irregular, donde la actuación de la Lawrence salva de manera bestial la cinta.

Os dejo con el tráiler de Joy.

lunes, 18 de enero de 2016

The Hateful Eight (2015)

Cartel del film

El viernes se estrenó la octava película dirigida por Quentin Tarantino, Los Odiosos Ocho, donde el director norteamericano vuelve a hacer un western, después de que ya se introdujera en ese terreno con Django Desencadenado, en la que para mi abusaba algo de metraje, a pesar de ser una extraordinaria película. Pero aquí, vuelve a hacer su homenaje al spaguetti western, los géneros de serie B, además de cierta intriga, suspense e incluso thriller, además de tener ecos de films míticos como Río Bravo, por ejemplo. El ritmo del film cae en la parte central, por lo que la película en algunos pasajes debería reducirse en duración, lo que hubiera ganado en agilidad.


Para esta ocasión, Tarantino vuelve a reunir a varios actores que, digamos, son fetiche para él, como es el caso de Samuel L. Jackson, Kurt Russell con el que vuelve a contar después de Death Proof, Tim Roth al que vuelve a recuperar y uno de los actores con los que más contó en su primera época, el algo cascado Michael Madsen. Por otro lado Jennifer Jason Leigh, Bruce Dern, Walton Goggins y Channing Tatum completan el glorioso reparto, sin olvidar a Demian Bichir. 
Pero aquí el director reincide y abusa de manera increíble en hacer lo que le da la real gana, lo que provoca dos cosas, primero que el equilibrio que estaba en el filo en muchos de sus trabajos aquí se va al precipicio por momentos, y por otro lado siempre ha sido un maestro en dilatar los tiempos, y una cosa que antes era un punto fuerte aquí se atasca, resultando repetitiva y poco ingeniosa con respecto a películas anteriores, es decir no hay avance, a pesar de que sigue estando rodada de manera colosal, algo que sigue siendo un sello sel autor. Por si fuera poco, la carnicería final es excesiva, aunque a decir verdad, es la mejor parte del film.


La historia se centra pocos años después de la Guerra de Secesión, donde una diligencia (guiño también a la mítica película de John Ford) va a toda velocidad por Wyoming. Los pasajeros son el cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) y su fugitiva Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh) a la que no duda en mantener firme, que intentan llegar al pueblo de Red Rock donde la entregará a la justicia por un suculento botín de 10000 dólares. Por el camino se encuentran a dos desconocidos, primero el Mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), un antiguo soldado de la Unión convertido también en cazarrecompensas de mala reputación y Chris Mannix (Walton Goggins), un renegado sureño que afirma ser el nuevo sheriff de Red Rock. Al aproximarse una ventisca, se refugian en la Mercería de Minnie, parada habitual de las diligencias en puerto de montaña. Allí se topan con cuatro rostros no habituales, Bob (Demian Bichir) con acento mexicano, Oswaldo Mobray (Tim Roth) el verdugo de Red Rock, el vaquero Joe Cage (Michael Madsen) y el general confederado Sanford Smithers (Bruce Dern). Mientras se refugian de la condenada tormenta en la mercería, los 8 viajeros descubren que llegar a Red Rock será complicado. 


Lo curioso, es que las películas de Tarantino tienen la capacidad de dejarte imágenes imborrables para siempre, y una de ellas es ese comienzo con la imagen de Jesús crucificado tallada en madera de Wyoming, sobre la que se imprimen los nombres del reparto coral, y nos anuncian una montaña rusa en la que Samuel L. Jackson, Kurt Russell y compañía van a disfrutar de momentos gloriosos. Pero es en la Mercería de Minnie, donde se cuece todo el bacalao del film y donde se encierran todas las claves del mismo. Allí se juntarán todos los estereotipos de un país como EEUU en la posguerra, cazarrecompensas que viven de eso, palurdos, cowboys, delincuentes de todas las razas y sexos, y una trastienda oculta importante.



En el plano actoral todos están tremendos, pero siento debilidad por Samuel L. Jackson que está soberbio, el propio Kurt Russell, Tim Roth y Walton Goggins, además de la soberbia interpretación de Bruce Dern, al que le tengo un cariño desde Nebraska tremendo.
Pero quizás el director de Pulp Fiction entre otras empiece a repetirse, y en meterse en un callejón sin salida, del que debería salir por su propio bien, para no encasillarse y volverse repetitivo, no es bueno mirarse tanto el ombligo.


Os dejo con el tráiler de los Odiosos Ocho, que es sin duda un reclamo fabuloso.


viernes, 15 de enero de 2016

Ayer se nos fue Alan Rickman.


Semana negra y trágica en el mundo del arte en general, a la dolorosísima pérdida del músico y actor David Bowie, se una también la de su compatriota Alan Rickman, que ha fallecido también víctima del cáncer y a la misma edad de 69 años.
Pocas veces un intérprte famoso por encarnar a villanos en el cine en la gran pantalla, ha sido tan querido por el público.
Su carrera empezó en 1975 haciendo por ley teatro de repertorio. En 1978 debutó en su primer papel televisivo como Teobaldo, en la obra Romeo y Julieta en formato miniserie para la BBC.
En 1982 hizo su primer papel protagonista en la película de televisión Busted, alcanzando ese mismo año reconocimiento por su papel de Reverendo Obadiah Slope en una adaptación de Las Torres de Barchester, llamada The Chronicles of Barsetshire para la BBC también. esa larga carrera en las tablas y televisión le sirvió de base para bordarlo en el cine.
Así su personaje de Hans Grube, el enemigo de Bruce Willis en Jungla de Cristal (1988) su primer papel al llegar a Hollywwod con 41 años. Luego llegó Snape, su personaje de Harry Potter, malvado con mucho por descubrir en su interior, y como no el tirano sheriff de Nottingham que persigue a Kevin Costner en Robin Hood: Príncipe de los Ladrones, papel que le dio un premio Bafta en 1991. También su papel de Rasputín en el telefilme de la HBO le velió un Globo de oro y un Emmy y otro malvado memorable el de Turpin en Sweeney Todd de 2007.


Os dejo con la escena mítica de la lucha entre el sheriff y Robin Hood de 1991.


jueves, 14 de enero de 2016

Legend (2015)

Cartel del film

Brian Helgeland dirige este remake de la vida y milagros de los hermanos gemelos Kray, notorios gangsters en el Londres de los 60, cuyo anterior biopic de 1990 interpretaron Gary y Martin Kemp, del grupo musical Spandau Ballet. En esta nueva versión, Tom Hardy encarna de manera increíble y con gran gama de matices a ambos personajes, en un trabajo doble extraordinario, dentro de un thriller clásico y convincente, con voluntad de retrato de época, dos o tres momentos de enorme violencia y un ambiente opresivo de la policía de la época, bastante bien reflejado todo ello.


La película describe como los hermanos Kray (ambos interpretados por Tom Hardy) se apoderan de la ciudad, eliminando a sus rivales por el control de los locales de la ciudad y expandiendo su reino, destripando luchas por el poder, la feroz locura de Ronald Kray que pone en peligro su vínculo fraternal, ese débil eslabón que puede causar que su imperio se derrumbe, y el amor por una mujer de Reggie Kray, que le provocará en muchas ocasiones tener que elegir entre su vida de gangster o el amor de su vida, Frances (Emily Browning).


Conocidos como los Kray Twins fueron dos de los criminales más célebres de la historia de Gran Bretaña, y su imperio del crimen organizado se dedicó al asesinato, robo y extorsión en el East End de Londres. A través de sus actividades delictivas y su falta de escrúpulos, la influencia de estos dos mafiosos no tenía límites, a través de sobornos a la policía y demás.
Pero los dos hermanos tienen una relación problemática, porque Reggie, el mayor de los dos, trata de controlar las tendencias psicopáticas de su gemelo más jóven, que por si fuera poco era homosexual, aunque no tenía problema ninguno en airearlo a los cuatro vientos. Aún así, consiguen ascender a lo más alto de la mafia y dominar la ciudad.



En el plano actoral Tom Hardy lo borda, tanto en el papel del hermano sensato, como en el del problemático, en un despliegue bestial de matices y trabajo doble perfectamente ejecutado. Emily Browning tiene un papel crucial, ya que en primera persona hace de narradora virtual del film, además de describir perfectamente su relación con Reggie. Todos los secundarios están muy bien, Colin Morgan como Frank, el hermano de Francis, Christopher Eccleston como Nipper, el policía implacable que les persigue siempre, Joshua Hill o Paul Anderson como miembros de la banda fieles o incluso la aparición de Chazz Palmenteri, siempre genial como mafioso.



En resumen una film muy disfrutable, con grandes toques de humor que hacen que se te pase volando el tiempo y muy recomendable. Muy interesante banda sonora también, con temas míticos de la época.

Os dejo con el tráiler de la película.

viernes, 8 de enero de 2016

Monteverde (2010)


En el año 2010 Sébastien Pasche dirige el cortometraje Monteverde, una magnífica visión de un pequeño pueblo, en el que la vida transcurre en un curioso caos armónico, un mundo desordenado en el cual cada uno tiene su pequeño espacio, la guapa del pueblo se da sus paseos poniendo malo al personal, el borracho tiene su banco, el vendedor de globos va con su bicicleta y dice sus locuras, los viejos del pueblo echan la partida en el bar, una pareja habla de sus cosas en las escaleras, etc., hasta que la llegada de una obra de arte perturba la paz reinante y su pequeño mundo, que provoca cambios en su comportamiento y amenaza de manera increíble sus costumbres.


Os dejo con este maravilloso corto.

martes, 5 de enero de 2016

Steve Jobs (2015)

Cartel del film

Atípico biopic este, dirigido por Danny Boyle a partir del guión de Aaron Sorkin, que se basa en el libro de la biografía escrita por Walter Isaacson, donde destaca sobre todo lo demás la actuación de Michael Fassbender interpretando a Steve Jobs. El film se divide en tres actos claramente marcados, a cual más trágico, los prolegómenos a las presentaciones del primer Mac, el Next y por último el iMac G3. Pero la cinta aborda la complicada personalidad del protagonista, su carácter por momentos imposible, pero a la vez carismático, además de sus problemas familiares y el hecho de ser un niño adoptado que condicionó su vida.

Michael Fassbender (Steve Jobs) & Seth Rogen (Steve Wozniak)

Michael Fassbender encarna con absoluta maestría al personaje en cuestión, de hecho hay momentos en que dices... ¡¡¡leñe es él!!!, a pesar de que el director Danny Boyle, apoyado en el guionista, suavizan al hombre bajo el ensalzamiento de su trabajo, y dejando claro que no era un creador, ni siquiera un técnico, sino un visionario o generador de ideas que otros debían llevar a cabo. Jobs era un ser humano lleno de genialidad en su terreno, en su campo, pero a la vez incapaz (por razones que a él mismo se le escapaban) de ser igual en otros aspectos humanos, y por ello profundamente imperfecto.


Michael Stuhlbarg (Andy Hertzfeld) & Kate Winslet (Joanna Hoffman)

Una cosa en la que hace mucho hincapié la película, es en las consecuencias de las acciones del protagonista en los demás, que se ve reflejado en un montón de personajes que estuvieron en su vida, y que están representados por unos secundarios excelentes, y a su vez las propias contradicciones del propio sujeto, lo que le hace sin duda recubrirse de un manto de misterio alrededor de su persona, todo ello expuesto con gran apuesta narrativa, aunque sin embargo bajo mi punto de vista hay partes del film que resultan anodinas y con poco interés, al insistir demasiado sobre los mismo temas.
Hablamos de tres décadas, y en todas ellas se repiten pasillos, personajes recurrentes, etc., que son como el pequeño infierno interior de Jobs, aunque es ahí donde el director prefiere sacar la parte de euforia antes que la de tortura, pero sin embargo repite discusiones entre el propio Jobs y Wozniak que me sobran.

Michael Fassbender (Steve Jobs)

En el plano actoral, la deslumbrante actuación de Fassbender parece dejar en tercer plano al resto, pero salen a flote por su valía, tanto Kate Winslet en el papel de Joanna Hoofman, como la persona más fiel que le aguanta siempre, quizás beneficiados por no haber tenido ningún lío sentimental entre ellos, Seth Rogen en un papel complicado del primer socio de Jobs, Mr. Wozniak, el líder del Apple 2, Michael Stuhlbarg interpretando a Andy Hertzfeld, uno de los afectados por sus fuertes decisiones, Jeff Daniels como John Sculley, la persona que le despidió de Apple a Jobs, un personaje de gran humanidad. También destacables las tres personas que interpretan a Lisa Brennan, la hija de Jobs, Makenzie Moss, Ripley Sobo y Perla Haney-Jardine, en las edades de 4, 9 y 19 años, sobre todo esta última.

Steve Jobs & Lisa (Perla Haney-Jardine)


En definitiva, un interesante y novedoso biopic, que cuenta con la apuesta segura de un actor en un momento extraordinario, que se mete en los papeles de manera asombrosa y consigue que todos le encajen como un guante, dentro de una historia bien narrada y contada de manera clara, su legado empresarial y humano.

Os dejo con el tráiler.