jueves, 5 de mayo de 2016

Ayer murió el actor Ángel de Andrés López a los 64 años.


El actor Ángel de Andrés López ha fallecido este miércoles a la edad de 64 años, según han confirmado fuentes cercanas al intérprete y la Unión de Actores. Al parecer el deceso se produjo por la noche y su hijo encontró el cuerpo sin vida por la mañana, quien dio el aviso.
Hablamos de un actor nacido en Madrid en 1951, y que cuando sólo tenía 16 años trabajó en su primera película "Con uñas y dientes" (1977) donde hacía de matón. Luego tuvo que esperar 7 años para que Almodóvar contara con él en "¿Qué he hecho yo para merecer esto?" (1984), donde se produce su despegue definitivo. A esta película le siguió "Luces de Bohemia" (1985) compartiendo cartel con actores de la talla de Paco Rabal, Fernando Fernán-Gómez o Agustín González, además de hacer su primera incursión en televisión en la serie Platos Rotos de Joaquín Oristrell. Luego pequeños papeles, como policía en "Mujeres al borde de un ataque de nervios" (1988), más "Baton Rouge" (1988) y "Las cosas del querer" (1989), aunque su carrera ya iría encaminada hacia la televisión.


En los 90 curró mucho, "Huevos de Oro" (1993) de Bigas Luna, "Oh, cielos" (1995) de Ricardo Franco y "Antártida"(1995) de Manuel Huerga. Sus incursiones televisivas empiezan con un personaje estable en la serie Villarriba y Villabajo. Luego trabajó más adelante en un excepcional papel en "Taxi" (1996) de Carlos Saura y un par de films con Pilar Miró, "Tu nombre envenena mis sueños" y "El Perro del Hortelano" ambas de 1996. Con Oristrell repitió en la comedia con "¿De qué se ríen las mujeres?" (1996), genero en el que estaba a gusto, pero no se encasilló nunca, como se aprecia en "99.9" (1997) de Agustí Villaronga.
Pero fue en el cambio de siglo, cuando aparece junto a Carlos Iglesias en "Manos a la Obra", haciendo el papel de dos chapuzas (que recordaban en cierta manera a Pepe Gotera y Otilio) modernizados, una serie que adoro, y cuyo papel de Manolo estaba lleno de humanidad. La serie batió récords de audiencia, más de 4 millones de espectadores veíamos los jueves a estos dos personajes, que además se hicieron amigos fuera de la pantalla. Carlos dejó la serie, cosa que no sentó bien a Ángel, pero ya tenía en la cabeza dirigir Un Franco, 14 pesetas, luego Ángel lo comprendió todo y pelillos a la mar.
Pero este éxito hizo que le llovieran papeles, "800 balas" (2002) de Alex de la Iglesia, "Platillos Volantes" (2003) de Óscar Aibar, "Tiovivo C. 1950" (2004) con José Luis Garci y su gran papel en "Tapas" (2005) de José Corbacho y Juan Cruz.
Su última película fue "Teresa, el cuerpo de Cristo" (2007) de Ray Loriga, además de series como "Manolo & Benito Coporeision" (fallida), "Pelotas", aparición en "Cuéntame como pasó" y su despedida en "Carlos, Rey Emperador".


Mi sentido homenaje a este gran actor, una enorme pérdida.

Os dejo con una escena brutal de la película Tapas en la que Lolo (Ángel de Andrés López) le habla a Mao (Alberto Jo Lee) de cuando él trabajó en Suiza a lo que le responde que trabajaba en Honk Kong en restaurante de lujo. Mao... como Mao Tse Tung...


miércoles, 4 de mayo de 2016

Mejores escenas cómicas del cine (XXXIX)


Aterriza como puedas, de 1980, dirigida y guionizada por Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker, sigue siendo a día de hoy la película que con el paso del tiempo mantiene el récord de provocar más risas, en concreto una cada veinte segundos.
Ted Striker (Robert Hays) es un ex-piloto de las fuerzas armadas estadounidenses, atormentado por un accidente que costó la vida a varios de sus compañeros. Su vida no pasa por buenos momentos, ya que está a punto de perder para siempre al amor de su vida, Elaine (Julie Hagerty), una azafata de vuelo.
Para intentar salvar su amor, monta en un avión donde Elaine trabaja de azafata. Pero el viaje puede acabar en tragedia, ya que el pescado servido a los pasajeros y tripulantes estaba en mal estado, y para colmo de males toda la tripulación comió pescado. Animado por el Dr. Rumack (Leslie Nielsen) y por la propia Elaine, el traumatizado Ted tendrá que tomar los mandos del avión y así salvar a pasajeros y tripulación del terrible desastre.


En una escena impagable, parte del vuelo 209 de la Trans American empieza a encontrarse mal y Elaine le pide al doctor si les puede echar un vistazo a los pasajeros que se encuentran mal, al atender a la primera constata que hay que llevarla a un hospital... a lo que ella responde ¿qué es doctor? Un gran edificio lleno de enfermos y a veces no hay camas... Chanante.

Os dejo con la escena.


viernes, 29 de abril de 2016

Captain America: Civil War (2016)

Cartel del film

Anoche tuve la oportunidad de ver en preestreno la nueva película de Marvel, Capitán América: Civil War, que tiene como directores a Anthony Russo y Joe Russo, los mismos de la anterior y exitosa entrega. Esta cinta bien podría haber llamado Los Vengadores 3 y realmente se trata de un disfrute de alto nivel.
El punto de partida, patente en el título, es la serie de cómics que enfrentó a algunos de los superhéroes más importantes del universo de Marvel hace ya unos cuantos años, y con una premisa muy similar, ya que está muy bien enfundarse un traje de neopreno y repartir galletas a diestro y siniestro, pero esos actos de valentía tienen daños colaterales en víctimas inocentes, que pasaban por el lugar en ese momento.


Ya en Vengadores: La Era de Ultrón, pudimos ver las primeras grietas de la relación entre Iron Man y Capitán América, pero ahí se trataba de una fricción necesaria por la propia trama del film, pero aquí pasa a ser el tema central, liderando cada uno de ellos facciones distintas de Los Vengadores ante una disyuntiva que no puede solucionarse a leñazo limpio. Eso es lo que les lleva a un callejón sin salida.
La fuerza de este film, reside en el planteamiento de Marvel, que ya se veía en Iron Man 3 y en Los Vengadores: La Era de Ultrón, es decir un Tony Stark más consciente que nunca de sus actos se pone del lado del Gobierno, para pedir a sus compañeros de aventuras que hay que bajar el pistón, someterse a las órdenes de Naciones Unidas, y dejar de tomarse la justicia por su mano.


Los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, que también son los mismos que en la 2, optan por un tono más serio en la primera parte, donde se dejan claras las bases de la película, para luego pasar al tono cómico en la segunda parte y elevar la intensidad hasta nivel máximo, como nunca antes vimos en el universo de Marvel, en un final meteórico. Todos estos cambio refuerzan el film y hacen que a partir de ahí salga como un cohete.
Sin embargo, hay un paralelismo con Batman Vs Superman, y es en el desarrollo de la trama oscura y seria, y es el enfrentamiento de los superhéroes por culpa de no delimitar sus límites, de a quien deben rendir cuentas y si merece la pena que un salvador aparezca, lo que provoca la llegada de más de un villano.


En cuanto a la amalgama de superhéroes, es significativa la aparición de Spider-Man en unos pocos minutos, pero eso sí, en una escena de acción en un aeropuerto que es simplemente un prodigio. Aquí se une al grupo liderado por Iron Man, que le recluta personalmente, un jovencito Tom Holland que está amable y simpaticón, perfecto. A esto unimos a Black Panther (Chadwick Boseman) del que habrá su propia secuela, o Ant-Man (Paul Rudd) que está realmente soberbio y tronchante sin que afecte a la historia para nada. Además se crean dúos muy efectivos, como el de El Soldado de Invierno (Sebastian Stan) y Falcon (Anthony Mackie).
Por otro lado no están muy explotados La Bruja Escarlata (Elisabeth Olsen), aunque sigue impresionando su presencia, habilidades y poderes, con Vision (Paul Bettany), ambos podrían dar más de sí.



La Viuda Negra (Scarlett Johansson) tendrá una disyuntiva moral, ya que estando en el bando contrario al Capitán América, facilitará su salida cuando se lo pide. Pero aquí se repiten dos situaciones que se quedan en agua de borrascas, por un lado el enfado entre Iron Man y Capitán América que es monumental, provocado por El Soldado de Invierno, cuya conclusión es "Si me necesitas a tu lado, sabes que estaré ahí", y claro después de la guerra civil que se monta entre ellos, se queda sólo en una regañina entre colegas. Por otro lado Steve Rogers se empeña demasiado en defender a su amigo Bucky Barnes, que hizo cosas deleznables, a pesar de tener lavado el cerebro. Como toda guerra civil tiene sus consecuencias, y aquí el más dañado es War Machine (Don Cheadle).  
En cuanto al villano, aquí por fin lo han bordado, ya que Zemo, interpretado por Daniel Brühl está acertadísimo.


En definitiva Capitán América: Civil war es Marvel subiendo el nivel otra vez, tanto en el impacto como gran espectáculo visual, como en el asunto de entretener, que hay que saber hacerlo y en eso lo siguen bordando. 

Os dejo con el tráiler del film.


jueves, 28 de abril de 2016

Captain America: The Winter Soldier (Captain America 2) (2014)

Cartel del film

Anthony Russo y Joe Russo dirigen su primer película, si si, la primera, y menudo estreno se metieron entre pecho y espalda, nivel máximo, y encima para Marvel. Capitán América: El Soldado de Invierno es una secuela en toda regla de Capitán America: El Primer Vengador, donde se apostaba por un cruce afortunado entre cine bélico y de aventuras. Es evidente que hay referencias a Los Vengadores, como una frase sobre los sucesos de New York por un lado, o una mención a Bruce Banner, pero aquí el film sigue su propio camino, con una trama que quizás se distancie bastante de lo que Joss Whedon nos ofreció en 2012, aunque este film se convierte en la precuela de Los Vengadores 2: La Era de Ultrón, de la que ya hablé aquí, como se ve en el epílogo.

Lo más impactante de este film, aparte de su imponente puesta en escena, es que en poco tiempo se suceden sucesos y personajes, éstos últimos bien conocidos por el espectador o completamente inéditos en el universo cinematográfico de Marvel. Los guionistas de esta película no dan abasto con un material gigante, y desde luego son ambiciosos e incluso a veces se quedan cortos al desarrollar algunos contenidos, pero su esfuerzo es encomiable y sin duda hacen un esfuerzo sobresaliente. Aquí estamos ante un thriller de acción, que se aleja del tono de aventura. Y por si fuera poco, aquí el villano de la película sorprende por su poderío, y desde luego no tiene nada que envidiar a Cráneo Rojo.


Tras los devastadores acontecimientos de New York con los Vengadores, Steve Rogers (Chris Evans), alias el Capitán América, vive tranquilamente en Washington D.C. intentando adaptarse al mundo moderno. El tema cambia bruscamente cuando atacan a un compañero de S.H.I.E.L.D., Nick Fury (Samuel L. Jackson), por lo que Steve se ve envuelto en una trama de intrigas, que representan una amenaza real para el mundo. Es ahí cuando se une a La Viuda Negra (Scarlett Johansson) para desenmascarar a los conspiradores, dirigidos por Alexander Pierce (Robert Redford). Cuando por fin descubren la magnitud de la trama se unirá a ellos Sam Wilson, El Halcón (Anthony Mackie). Los tres se enfrentan a un enemigo poderoso, inesperado y extraordinario, El Soldado de Invierno, Bucky Barnes (amigo de la juventud de Steve) interpretado por Sebastian Stan.

                                       
Actoralmente hay una gran química entre Chris Evans, Scarlett Johansson y Samuel L. Jackson. Al grupo se une el estupendo Anthony Mackie, mientras Emily VanCamp apunta maneras para futuras entregas de la franquicia. Sebastian Stan está loable, en una interpretación muy física, donde demuestra ser un rival durísimo. Eso si, caso aparte es la presencia de Robert Redford, un auténtico camaleón, que le aporta una gran credibilidad a la película, y su carisma es absolutamente innegable, hace que la cinta suba aún más de nivel.



En definitva, un film muy divertido ameno y muy bien hecho, cuya única pega es que en las peleas cuerpo a cuerpo utilizan pocos planos, con el consiguiente pasmo del espectador que a veces se pierde.

Os dejo con el tráiler del film.


martes, 26 de abril de 2016

Inside Man (2006)

Cartel del film

Spike Lee dirige este tremendo film, en el que por fin paró de tener referencias continuas al racismo en todas sus películas y demostró lo gran cineasta que es y lleva dentro. Se trata de una película que trata un tema algo manido como es el del atraco a un banco, pero en este caso de una forma completamente diferente, y ahí radica su grandeza. Es un gran film de acción, muy bien realizado, con diálogos lúcidos y personajes con varias capas. En sus más de dos horas de duración nada está de más y para nada se te hace una cinta ni pesada ni larga. También digo, y si hacer spoilers, que es una película que una vez vista, ya sabes su secreto.
El reparto actoral es de órdago, empezando por Denzel Washington, y con Clive Owen, Jodie Foster, Christopher Plummer y Willem Dafoe.

Clive Owen

Dalton Russell (Clive Owen) es un atracador muy inteligente, y líder de una banda que roba un banco en Manhattan, y en el que durante el tenso secuestro con rehenes, dirigirá de manera maestra todos los pasos para salir indemnes de allí. La película comienza con el relato del propio atracador y a modo de flashback describe todo lo sucedido. El policía que se encargará de comandar todo el operativo es Keith Frazier (Denzel Washington), un duro policía y negociador, que tendrá sus discusiones con su compañero el Capitán John Darius interpretado por Willem Dafoe. En medio de todo el follón aparece una tercera persona, que ha sido contratada por el propietario del banco, Arthur Case (Christopher Plummer), se trata de Madeleine White (Jodie Foster), una poderosa bróker que tiene una agenda secreta y algo que le interesa proteger dentro del banco.

Denzel Washington

Plan Oculto está rodada con dos cámaras, debido a la cantidad de planos que se buscaban, con una localización única, los movimientos son constantes y no se hace lenta ni monótona. El guión de Russell Gewirtz también es otro punto fuerte de la cinta, ya que dosifica la información de manera tremenda e inteligente. Como arrope máximo está el montaje, que lo clava y consigue algo increíble y es que al dominar los diálogos sobre la acción, tenga sin embargo un ritmo trepidante. Pero fundamentalmente la película entretiene, ante todo con los continuos giros que hay en la situación generada, aunque como pequeño defecto parece que los policías son de una inteligencia menor del atracador en todo momento y siempre les tiene dominados, algo difícil de creer.

Jodie Foster & Christopher Plummer

En el plano actoral Clive Owen está soberbio, a pesar de que muchas veces su rostro está cubierto, como cabecilla absoluto de una banda a la que tiene perfectamente entrenada. Denzel Washington es su duro rival, un tipo que a pesar de ser muy inteligente, siempre va por detrás de los planes trazados por tan ingenioso ladrón. Jodie Foster y Christopher Plummer están en plan maestro, una con su habitual sobriedad y el otro con su enorme experiencia y tablas, además de interpretar de maravilla. Willem Dafoe también cumple a la perfección como la otra cabeza pensante del estamento policial encargado de resolver el atraco.


En definitva una gran película y diferente a todo aquello que había hecho antes su director, lo que permite que se le evalúe, aparte de los temas en los que siempre había estado enfrascado de lucha entre negros y blancos, demostrando que tiene la paleta más amplia.

Os dejo con el traíler de este gran film.

viernes, 22 de abril de 2016

Mejores escenas cómicas del cine (XXXVIII)


En 1994 sale Agárralo como puedas 33 1/3: El Insulto final, tercera parte de esta chanante saga, donde David Zucker pasa al guión y la dirección corre a cargo de Peter Segal.
En la escena inicial, el teniente Frank Drebin (Leslie Nielsen) junto a sus compañeros Ed Hocken (George Kennedy) y Nordberg (O.J. Simpson) están apostados de incógnito en el hall de una estación de tren, rememorando la mítica escena de Los Intocables de Eliot Ness, de Brian de Palma de 1987. En vez de una mujer con un carrito que sujetaba Andy García, empiezan a aparecer hasta 4 carritos con niños, de los que se tienen que encargar todos, mientras Nordberg se hace cargo de dos, Frank de otro y Ed no puede sacar la pistola pegada a la pierna... en esos momentos aparece el mafioso, el presidente del gobierno, incluso el Papa... chanante remake donde los haya.



Os dejo con la mítica secuencia inicial... que es descacharrante.

miércoles, 20 de abril de 2016

Race (2016)

Cartel del film

Stephen Hopkins, director canadiense, dirige este biopic sobre la figura del atleta Jesse Owens, cuyo título aquí es "El héroe de Berlín", cuando es un cineasta que hasta ahora se había centrado en películas de terror (Pesadilla en Elm Street 5, Los demonios de la noche, La cosecha, etc.,). Su logro, es conseguir atraparte con la historia de más de dos horas, fruto del loable diseño de los personajes y de una narración bien distribuida. Se trata de un relato correcto, aunque para ser justos, se centra en una época concreta de la vida de Owens y haciendo un resumen de su biografía, por parte de los guionistas, aunque deja bastante claro la realidad del racismo, primero en su propio país, Estados Unidos, y luego la de los nazis sobre los judíos (y también a los negros) en los Juegos Olímpicos de 1936 celebrados en Berlín, bajo mandato de Hitler.


Por un lado, hay que situar el contexto histórico en dos ámbitos fundamentales, primero el film arranca en 1933 en Cleveland, Ohio donde vive Jesse Owens, el menor de una familia de 10 vástagos (3 mujeres y 7 hombres) desde los 9 años, cuando su familia huyó de la segregación imperante en el sur del país, dentro de la Gran Migración Negra, desde Alabama, y no olvidemos que estamos en los años posteriores a la Gran Depresión del 29, que tenía al país todavía sumido en años de pobreza y miseria.
En su adolescencia trabaja en diferentes oficios para subsistir, repartidor de mercancías, estibador de vagones de carga, taller de reparación de calzado, etc., 
Larry Snyder (Jason Sudeikis) era su entrenador en la Fairmont High School y fue decisivo en la instrucción de Owens, además de facilitarle los horarios de entrenamiento, para que no coincidiera ni con las clases ni con su trabajo. Snyder se ganó su estima por ello y consiguió ir a Berlín como entrenador invitado. 
Stephan James, actor canadiense, interpreta a Jesse Owens de manera muy convincente, y además es más guapete que el original.


También está muy bien reflejado en el film, como Jesse conoce a la que fue su mujer, Minnie Ruth Solomon (Shanice Banton), cuando él tenía 15 años y ella 13. De aquella relación tuvieron una hija, Gloria, nacida en 1932, se casaron en 1935, antes de ir a los Juegos, y posteriormente vendrían dos niñas más, Marlene y Beverly.
Ya en los campeonatos nacionales de secundaria deslumbraba con sus marcas, donde batía récords mundiales, como el mítico de Chicago de 1933 o la ya célebre en las competiciones de la Big Ten Conference que tuvieron lugar en Ann Arbor, Michigan, en 1935, donde batió 3 récords mundiales en 45 minutos e igualó otro más.
Jesse se clasificó para participar en 3 pruebas en los Juegos Olímpicos, 100 metros lisos, 200 metros lisos y salto de longitud, aunque al final también disputó y ganó el relevo 4X100.


Antes de celebrarse dichos Juegos Olímpicos de 1936, hubo muchas discusiones y reuniones, y de hecho, la participación de Estados Unidos estuvo pendiente de un hilo, a punto de no ir con sus atletas por las noticias que llegaban de esa Alemania, donde se repudiaba a los judíos, y su actitud era cada vez más errática. Se hace especial hincapié en las reuniones entre Avery Brundage, próximo presidente del Comité Olímpico de Estados Unidos y Jeremiah Mahoney (William Hurt) que se oponía a la participación en dichos juegos. Avery, interpretado por el magistral Jeremy Irons, después de ganar la votación interna que da el aprobado a la presencia de USA en esos juegos, tiene que lidiar con Joshep Goebbels, a quien da vida un magnífico Barnaby Metschurat, en unas duras negociaciones, en las que Avery deberá de ceder, incluso dentro ya de la propia competición. Recordemos que esos juegos fueron preparados y dirigidos por Goebbels, que pretendía mostrar al mundo el "progreso" de la Alemania Nazi.


Lo más sorprendente y lo que demuestra que todavía quedan secuelas en Estados Unidos en el asunto de la discriminación racial, es que Owens en su propio país lo sufría en sus carnes, incluso después de volver como un héroe, después de sus éxitos en los Juegos Olímpicos, donde consiguió 4 medallas de oro, y en una cena organizada en su nombre para rendirle homenaje, es obligado a entrar por la puerta de servicio (a la gente de color no se le dejaba entrar por la puerta principal) ante el enojo de su entrenador. Hablamos de una persona que era todo corazón, un superdotado para el atletismo, y un ejemplo a seguir por varias generaciones de estadounidenses.


En el plano actoral, muy convincentes todos, excelente Stephan James como Jesse Owens, conmueve su historia de amor con su mujer y como la recupera. Jason Sudeikis interpretando a su entrenador es otro personaje espléndido, y para mi clave, dando al protagonista todo lo que él desaprovechó en su día por su inexperiencia juvenil cuando también fue atleta. Barnaby Metschurat encarnando a Goebbels me parece extraordinario, en todo momento deja claro su odio a los judíos y lo que es peor, que era un tipo completamente enajenado y loco. Por otro lado, Jeremy Irons encarna con solvencia el personaje de Avery, clave también a su manera para que sucediera todo aquello y Owens diera aquel festival en tierra nazi.


Una buena película, que quizás da algún bandazo innecesario, incluso melodramático, para llegar al momento cumbre, eso si, rodado de manera estupenda, que son aquellos Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín, preparados por el ministro de propaganda Goebbels.
Hitler sólo saludaba a los atletas alemanes victoriosos y quería demostrar la fortaleza de la raza aria, a lo que Owens respondió con una bofetada deportiva descomunal en territorio comanche.

Os dejo con el traíler de este film.


viernes, 15 de abril de 2016

Escenas míticas del cine (XXXIX)


En el año 1972, Woody Allen dirige y protagoniza Sueños de un seductor, donde interpreta a Allan Felix, un cinéfilo que sufre una extraña y recurrente alucinación que consiste en que Humphrey Bogart le da consejos sobre cómo seducir a las mujeres. Dick y Linda (Tony Roberts y Diane Keaton), un matrimonio amigo suyo, le presentan a varias chicas, pero su alarmante falta de confianza en si mismo hace que sus citas, sean un fracaso detrás de otro.
En una escena mítica en un museo, Linda le anima a hablar con una chica (Diana Davila) que está mirando un cuadro de Jackson Pollock, que la chica define como negativo del universo, el vacío solitario de la existancia, etc., a lo que Allan pregunta que hace el sábado por la noche, a lo que contesta que suicidarse... la respuesta de Allan en forma de nueva pregunta es chanante.


Os dejo con esta mítica escena.

jueves, 14 de abril de 2016

Mejores escenas cómicas del cine (XXXVII)


En 1991 David Zucker dirige Ágarralo como puedas 2 y 1/2, la secuela de la primera entrega. El increíble y patoso teniente de policía Frank Drebbin (Leslie Nielsen) ha vuelto para "salvar" a la ciudad, pero en esta ocasión tiene que enfrentarse a los villanos de la industria energética.
Un importante científico, el doctor Mainheimer (Richard Griffiths), está a punto de publicar un informe sobre las reservas de energía que quedarán en el futuro, cuyas previsiones son muy pesimistas y perjudican a los dueños de las industrias del petróleo, carbón y centrales nucleares. Por esto, los empresarios secuestran al doctor y lo reemplazan por un doble más favorable a sus intereses.


En una mítica escena cómica, Frank entra en la comisaría en un momento de tensión donde un hombre apunta al personal con una pistola, solucionando sin querer el entuerto con un portazo, para que luego Ted le enseñe las huellas que están descubriendo de los secuestradores, aunque Ted Olsen (Ed Williams) encargado del tema, se irá por los cerros de Úbeda soltando la mítica frase: "Mi mujer es un transexual adorador de Satán", todo ello ante El Capitán Ed Hocken (George Kennedy) y Nordberg (O.J. Simpson).

Os dejo con la chanante escena.


martes, 12 de abril de 2016

Rocky (1976)

Cartel del film

Sylvester Stallone es un caso casi único en el mundo del cine. Su primer guión fue llevado a la pantalla en 1976, Rocky, dirigido por John G. Avildsen, una crítica al sueño americano, ese "American way of life" vestido de alabanza.
A lo largo de la historia, ya se habían hecho películas sobre boxeo en el cine, donde el denominador común son historias de lucha y superación personal, con personajes de vidas inestables que han hecho de este deporte, un vehículo ideal para reorientar sus vidas hacia algo más próspero. Todo se remonta a 1891 con Men Boxing, un cortometraje bastante experimental, en 1903 vino la primera película Prof. gantry's boxing school, y ya Charles Chaplin en 1915, en clave de humor, con The Champion. A partir de ahí El ídolo de barro (1949) y Más dura será la caída (1956) ambas dirigidas por Mark Robson, siendo esta última el papel final de Humphrey Bogart antes de morir de cáncer, asientan el género, junto a la mítica Marcado por el odio (1956), donde Paul Newman interpretaba a Rocky Graciano. Toro Salvaje (1980) dirigida por Martin Scorsese y con un Robert de Niro brutal, daría otra vuelta de tuerca al género centrándose en el aspecto más sórdido. Jim Sheridan y su The Boxer (1997) con el gran Daniel-Day Lewis de protagonista lo mezcla con el tema del Ira. Títulos más recientes son Million Dollar Baby (2004) donde Clint Eastwood también se acerca al lado más romántico y oscuro del boxeo, mezclado con la Eutanasia y Cinderella Man (2005) centrada en una historia real de un boxeador en la época de La Gran Depresión.

  Rocky (Sylvester Stallone) y Gazzo (Joe Spinell) 

Rocky Balboa es un un boxeador de origen italiano, demasiado mayor para lograr ya nada y medio retirado, ya que es un fracasado, y se le tiene por un sonado que malvive con combates esporádicos que le da para vivir a duras penas, además de trabajar cobrando deudas para un prestamista llamado Gazzo (Joe Spinell), mientras los chicos del barrio se ríen de él y sus ridículos discursos. Su mejor amigo es Paulie (Burt Young), un borracho que vive pegado a una botella de four roses y trabaja en unos almacenes de carne, cuya hermana Adrian (Talia Shire) es el amor platónico de Rocky. Pero América da oportunidades hasta al mayor tarugo, o al mayor defenestrado, y es por un capricho del destino que a Rocky se le presenta la oportunidad de pelear con el campeón mundial de los pesos pesados, Apollo Creed (Carl Weathers) y optar al título. Al principio Rocky piensa en que sólo le reclaman para ser sparring del campeón, pero le dejan claro que no, que va a pelear y es la oportunidad de su vida, ese tren que sólo pasa una vez en la vida. Es por esto, que Rocky cambiará su vida y se entrenará hasta la extenuación para aprovechar dicha oportunidad. Es ahí, donde la escena de él entrenando por las calles de Filadelfia con la famosa música de Bill Conti se hace inolvidable y mítica. Lo que parecía una quimera, parece tener forma y te vas introduciendo en el sueño del protagonista, hasta que crees que es posible ganar el combate.

Adrian (Talia Shire)

A la vez que se le presenta la oportunidad de su vida a Rocky, él tiene su historia de amor con Adrian, interpretada por la hermana de Francis Ford Coppola, Tania Shire, una chica normal, tímida y vendedora de una tienda de mascotas, cuya relación irá a más a medida que avanza el film, junto con el entrenamiento de él para el combate y su fuerza de voluntad inquebrantable. Por otro lado, hay dos tipos de relaciones en las que se hace hincapié, por un lado con Paulie, un perdedor que se arrima al boxeador con la intención de conseguir algún beneficio a su costa, y por otro lado con Mickey (Burgess Meredith), un veterano entrenador que después de ignorar al boxeador durante 10 años, se acerca a él para ayudarle a entrenar tras enterarse de que ha aceptado luchar con el campeón del mundo Apollo Creed.

Rocky (Sylvester Stallone) & Apollo Creed (Carl Weathers) 

Otro aspecto importante del film es, que esa oportunidad que Apollo le da a Rocky, considerándolo como el típico perdedor, le hará un efecto boomerang, volviéndosele en contra por menospreciar a su rival. Hasta ese momento, no nos vamos a engañar, el film no deja de ser uno más de propaganda del sueño americano y los valores tradicionales de la América conservadora, es decir, la familia, el esfuerzo, capitalismo, soñadores, etc... Pero la grandeza del personaje de este púgil es que, a pesar del asunto de la tierra de las oportunidades, de todo el esfuerzo invertido, y todas las ilusiones depositadas, Rocky pierde el combate, pero no es un fracaso, ya que se mantiene en pie y pierde a los puntos, pero en contraprestación ha conseguido el amor de su vida, a Adrian, en cuya escena final Rocky al acabar la pelea la llama medio ciego, rodeado por micrófonos, pero a ellos no les interesa la fama, sino estar juntos.


La enorme aceptación del personaje de Rocky (el más importante de la carrera de Stallone junto a John Rambo) llevaría a la película a convertirse en una franquicia cinematográfica, que ha tenido su último capítulo con Creed, el spin-off, por el que Stallone pasa a ser entrenador del hijo de Apollo, sobre la que hablé aquí y por la que Sly fue nominado a la estatuilla como mejor actor de reparto.
Siempre vi en esta historia un paralelismo con la propia vida del actor Sylvester Stallone, que nunca ha sido un actor memorable, y que en aquella época era un actor de segunda que se hacía mayor para ser una estrella, y con este papel y su esfuerzo consiguió su objetivo, triunfar interpretando a un perdedor, eso si, lleno de orgullo.

Rocky & Mickey (Burgess Meredith) 

Os dejo con el tráiler en versión original del film.





Y una escena en la que Rocky piensa que no puede ganar a Apollo, se ve inferior.


viernes, 8 de abril de 2016

Cien años de perdón (2016)

Cartel

Gota fría en Valencia, llueve sin cesar, y los empleados de una sucursal del Banco del Mediterráneo se disponen a entrar a trabajar, con algunas bajas debido al tráfico infernal provocado por la lluvia. Justo en ese momento, unos atracadores irrumpen con recortadas a asaltar el Banco. Así comienza la nueva película de Daniel Calparsoro, cuya filmografía siempre ha estado marcada por un estallido de rabia interior y mucha violencia, que aquí francamente está atemperada en cierto modo, pero no por ello no la hay, sino que está latente ahí en el fondo. Se trata de un director irregular, que buscaba meterse en las miserias de sus personajes, en el lado menos amable, pero eso no siempre le salía bien. Aquí, por fin consigue un equilibrio, tanto en la historia central que nos cuenta, como en las de los personajes que nos presenta.


Pero claro, ante todo el director barcelonés ha conseguido reunir un elenco de actores de primera línea del cine español, que francamente es un seguro absoluto de que todo va a salir bien. Luis Tosar, Raúl Arévalo, Patricia Vico (la actual pareja del director en la vida real), José Coronado y el argentino Rodrigo de la Serna, que dan un empaque al guión de Jorge Guerricaechevarría de altos vuelos. Remata la faena la gran banda sonora de Julio de La Rosa.
Pero para mi, ese carácter indómito típico de Daniel en esta película sigue estando, ese lado digamos salvaje, pero ha conseguido pulir ese estilo para hacer films más virutosos.
En su contra, estaba el asunto de que ya hay muchas películas sobre atracos a entidades bancarias, y muchos referentes, de hecho a mi se me venía a la cabeza rápidamente Plan Oculto, pero aquí la avaricia, la codicia, y la implicación de altos cargos nacionales en el asunto, harán que el argumento tenga mucho peso.


Lo que parecía un robo fácil y limpio se complica, ya que los seis atracadores tenían un plan teóricamente perfecto, pero al no salir como esperaban, esto generará desconfianza y enfrentamiento entre los líderes de la banda. Utilizando esquemas clásicos de los referentes de cine de robos y atracos, se pone de manifiesto una red de corrupción y una pirámide de intereses que progresivamente se va desmoronando, teniendo una mordaz crítica social a los tiempos que vivimos (además en una comunidad donde la corrupción es generalizada), donde impera la pobreza moral del sistema y los bajos instintos del poder y la ambición desmesurada.


En el plano actoral, imponente como casi siempre Luis Tosar en su papel de "El Gallego", uno de los dos líderes de la banda, el otro es Rodrigo de la Serna "El Uruguayo" que está realmente loable como el teórico gran líder. Patricia Vico es Sandra, la directora del Banco que justo el día del atraco se entera de que iba a ser despedida, otro añadido dentro de la trama, cumple a la perfección y tiene una tensión sexual brutal con Tosar. Raul Arévalo es Ferrán, un tipo extremadamente serio, con un cargo muy importante que tiene que velar por integridad de su jefa, también implicada en hechos oscuros. José Coronado es el Coronel Mellizo, encargado al final del operativo de fuerzas de seguridad del Estado, que intenta sacar adelante la peliaguda situación a su manera. Fantásticos también todos los secundarios.


Muy buen film, donde el entretenimiento está asegurado, además de escarbar en un panorama político corrupto y con miedo a perder el poder que han mal usado durante años, y que rebasa la ficción para convertirse por desgracia en algo muy de nuestros días.

Os dejo con el tráiler.


lunes, 4 de abril de 2016

Muere Chus Lampreave.


La madrileña Chus Lampreave ha fallecido hoy en Almeria a los 85 años, lugar donde pasaba mucho tiempo debido a temas familiares. Nacida en 1930, y sin vocación de actriz, consiguió convertiste en una de las más respetadas actrices del país, participando en más de cincuenta películas con los mejores directores, además de series de televisión. De hecho, su comienzo fue en la televisión en 1958, por medio de Jaime de Armiñán. Y su primera película El Pisito (1958).
Sus comienzos en el cine fueron de la mano de Marco Ferreri y Luis García Berlanga, con quien trabajaría en películas como El Verdugo (1963) y en la trilogía que componen La Escopeta Nacional (1977), Patrimonio Nacional (1980) y Nacional III (1982). Pero los mayores éxitos le iban a llegar en la década de los 80 de la mano de Pedro Almodóvar, con el que rueda Entre tinieblas (1983), ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984), Matador (1986) o Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988). Luego más tarde la volvió a reclamar en La flor de mi secreto (1995), Hable con ella (2002), Volver (2006) y Los Abrazos rotos (2009).


Obtuvo un Goya a la mejor actriz de reparto por Belle Epoque en 1992, aunque su primera nominación había sido con El año de las luces (1986) de Fernando Trueba.
Su cliché fue el de interpretar papeles de mujer ingenua y algo despistada, y para muchos será recordada como Reme en Torrente, El Brazo tonto de la ley (1998), la ópera prima de Santiago Segura, con quien repetiría en la quinta entrega de 2014, que al final ha sido su último film.


Os dejo con una escena imborrable de La Flor de mi secreto de Pedro Almodóvar, donde Chus interpreta el papel de la madre de Leo (Marisa Paredes) y donde está sublime y dice aquello de "Cállate, cara de ladilla" a Rosa (Rossy de Palma).

jueves, 31 de marzo de 2016

The Gift (2015)

Cartel del film

Fue revisar mis entradas y ver que en cuatro películas estaba Joel Edgerton como actor, a saber, Zero Dark Thirty (2012), El Gran Gatsby (2013), Exódus: Dioses y reyes (2014) y Black Mass (2015), y por si fuera poco era el tío de Luke Skywalker en las precuelas de Star Wars. Ahora se pone en la silla de director con El Regalo, película que escribe e interpreta, y que la verdad ha sido una sorpresa agradable. Al principio me dio la impresión de que era un film de estos que acaban siendo carne de sábado a las 4 de la tarde, pero a medida que avanza la trama y su giro inesperado final, acaba convirtiéndose en posible película de las 10 de la noche en prime time.


La historia que nos cuenta la cinta es acerca de una pareja, Simon (Jason Bateman) y Robyn (Rebecca Hall) que son un matrimonio que se muda a un tranquilo suburbio de Los Ángeles, California, para comenzar una nueva vida, donde él entra en un puesto importante de una empresa y ella trabaja como freelance desde casa. Todo empieza a complicarse cuando aparece Gordo (Joel Edgerton), un antiguo compañero de instituto de Simon y cuyo comportamiento es bastante extraño dejando regalos desde el principio y visitando a la pareja muy a menudo. Poco a poco resurgen asuntos sin solucionar o pendientes de ese pasado que ambos comparten, lo que hará sacar a la luz las verdaderas personalidades de ambos.


Al final nos encontramos ante un thriller psicológico, en cuya primera parte tiene rasgos de films donde se lidian con invasiones a la intimidad de un matrimonio y su vida, pero conforme avanza la trama sus personajes se ven llevados a desconfiar unos de otros y a hurgar más de lo que en principio se creía, en sus pasados incómodos, mientras que el espectador es puesto en un juego mental en el que nunca sabes que va a pasar, y esa tensión mantenida a lo largo de la cinta le convierte en una de sus mayores virtudes.
Por si fuera poco, tiene un par de escenas que dan más miedo que muchas películas del género exclusivo de terror, y eso, desde luego, es atribuible a la buena dirección.


El tema de fondo y profundo es el bullying, pero tiene la gran virtud de que cuando Joel introduce el asunto no te da favoritismo por ninguno de los personajes. La cuestión está en que todas las acciones son cuestionables y hace que tu pensamiento sobre el trío principal de personajes vaya variando, y deja muy claro las brutales consecuencias del acoso escolar, que en muchos casos son para toda la vida.
Joel Edgerton borda el personaje del humillado en su día y que ahora resurge para tomarse su venganza, mientras una Rebecca Hall espléndida hace de mujer atormentada por la pérdida de un hijo y por la situación que va descubriendo, en la que hace que sepa con qué tipo de persona vive. Jason Bateman genial en el papel más difícil, el del triunfador de oscuro pasado, que verá como sus planes se van al traste y que tendrá que lidiar con un giro final inesperado para él y para el público. 


Buena película, donde nadie es lo que parece ser, incluso cuando ya ha acabado y que te deja pensando y con dudas.

Os dejo con el tráiler del film.